Posteado por: BPP | agosto 9, 2008

Peces del Río Chiriquí (1986)

ICTIOFAUNA DEL RIO CHIRIQUÍ (1986)

Jorge Briceño y José A. Martínez**

Escuela de Biología, Universidad de Panamá

INTRODUCCIÓN

Debido al creciente interés socio-económico del Río Chiriquí, se ha podido recopilar a partir de 1977 una relevante información ecológica que ha servido para comparar la evolución de un sistema sometido al proceso de alteración cultural. Iniciando con la agricultura y ganadería tradicional hasta finalizar con el proyecto hidroeléctrico “Edwin Fábrega”, el Río Chiriquí ha sufrido profundas modificaciones en su morfología las cuales podrían repercutir en las comunidades biológicas que en el se encuentran.

Los peces constituyen sin lugar a dudas uno de los grupos mejor estudiados en la cuenca, así tenemos los trabajos de Loftin (1965), Goodyear et. al. (1977) y Martínez y Goodyear (1981), en cuales se ha analizado la diversidad, abundancia y la ictiofauna de la región. Esta información constituye un valioso elemento de comparación para dar seguimiento al estado o condición de dichas comunidades ocurridos debido a las modificaciones como la composición de especies, de los hábitat disponibles para la reproducción o alimentación.

Los objetivos de esta evaluación ecológica son los siguientes:

(i) Revisión de la ictiofauna del Río Chiriquí incluyendo la zona estuarina.

(ii) Comentar la zoogeografía de los peces del Río Chiriquí como integrantes de la Provincia Ístmica (Miller, 1966) .

(iii) Resaltar la distribución altitudinal indicando los principales factores que la determinan.

1. MATERIALES Y METODOS

A partir de abril hasta diciembre de 1984 se realizaron visitas mensuales a la zona de estudio, recolectando el material biológico en dos áreas principales, en la zona estuarina y la sección del río. En el estuario se establecieron 10 estaciones mientras que en el Río Chiriquí se visitaron 12 localidades de las cuales 4 fueron permanente durante todo el estudio. Los especimenes se recolectaron con redes de mano (chinchorros) de 201 y malla de 1/4 de pulgadas, atarraya con diámetro de 5 pies y malla de 1/2 pulgada, el material se preserve en el campo con formalina al 10% y luego se trasladó al laboratorio del Centro de Ciencias del Mar y Limnología en la Universidad de Panamá.

Las identificaciones taxonómicas se efectuaron de acuerdo a las claves de peces de agua dulce de Hildebrand (1914, 1923, 1938 ) .

2. ESTRUCTURA DE LA ICTIOFAUNA DEL RIO

Los peces primarios y secundarios (Miller, 1966), constituyen el componente dominante en la ictiofauna del río. Durante el periodo del estudio las especies colectadas se agruparon en seis familias de estos grupos.

CHARACIDAE

Al igual que en otros ríos del pacifico panameño constituyeron el grupo dominante representado en nuestras colectas por especies tales como:

Brycon striatulus (Sábalo):

Esta especie registro una abundancia relativa superior al 40% en los ríos y quebradas de la parte alta del Río Chiriquí en donde la temporada promedio presentó un ámbito de 22-24 grados centígrados. En las colectas de abril y mayo predominaron las formas juveniles (25 mm – 35 mm LS) indicando la proximidad del período reproductivo. Es abundante en la mayoría de los cuerpos de agua visitados pero las poblaciones más representativas se han obtenido en la Quebrada Mariposa y en el Río Cochea tributarios del Río Chiriquí principal. El sábalo es muy apreciado como recurso alimenticio, su capturabilidad promedio (CP) osciló entre 3 y 20 individuos por colecta.

Astyanax ruberrimus (Sardinas):

Ampliamente reconocidas en nuestra ictiofauna local, las “sardinas” comprenden un grupo de pequeños peces (50 – 70 mm LS) , notables en casi todos los ríos y quebradas visitadas. A pesar de que su CP puede parecer relativamente baja (3 individuos/colecta), la ocurrencia de la especie en las estaciones colectadas indican una buena distribución y densidad tal como se pudo notar en las observaciones de campo en el Río Cochea, Gualaca, Estrella Los Valles y la Quebrada Mariposa.

Cheirodon dialepterus (Sardinas):

De menor tamaño que Astyanax (20 – 40 mm LS) , se les encuentran asociados a estos hacia los márgenes del río donde la corriente es moderada. En nuestras colectas solo apareció en el

Río Cochea con una CP de 1 a 35 ejemplares/colecta, no obstante se considera que debe estar representado en los otros cuerpos de agua de la zona.

Gephyrocharax intermedius (Sardinas):

Esta especie al igual que la anterior sólo se recolecto en ambientes de poca corriente y abundante sombra, su CP oscilo de 3 – 5 ejemplares/colectas. Durante el proyecto sólo se le capturó en el Río Cochea por lo que se infiere que su abundancia se encuentra determinada por sus requerimientos ambientales.

Roeboides salvadoris (Sardinas):

Su morfología hace a este genero fácilmente reconocible entre otros miembros de la familia. Únicamente se le colectó en el Río Estí y Río Cochea con una CP de 4 individuos/colecta, su tamaño presentó un ámbito de 35 – 85 mm LS. También prefiere las zonas de remanso con poca corriente y aguas bastantes claras.

PIMELODIDAE

Esta familia comprende los llamados “barbudos de río” los cuales se encuentran representados en la ictiofauna local por dos especies.

Rhamdia wagneri:

Como una especie típica del fondo (bentos) se le encuentra principalmente entre rocas y hojarascas próximas a las corrientes. En nuestras colectas la especie aparece con CP de 2 individuos/colecta, indicando una baja frecuencia, sin embargo a pesar de no ser una especie abundante consideramos por la disponibilidad de nichos que la población debe mantener una buena densidad. El rango de tamaño encontrado durante el estudio osciló entre 11 – 156 mm LS. La especie tiene cierto valor local como recurso alimenticio.

Pimelodela chagresi:

Al igual que el genero anterior presenta una amplia distribución en los ríos y quebradas visitadas. Su rango de tolerancia térmica va de 22 – 24 grades centígrados, se colectaron ejemplares en la Quebrada Mariposa, y Río Caldera. De menor tamaño que Rhamdia (34 – 91 mm LS) , se le captura con preferencia en áreas de corriente bien oxigenadas; a pesar de su tamaño se le considera de cuidado por su glándula venenosa en la base de la espina dorsal, la cual puede causar serias molestias (Goodyear et. al. 1977).

LORIICARIDAE

Comprenden un grupo muy conspicuo por su morfología externa. Originalmente provienen de Suramérica y se extienden hasta la vertiente pacífica de Panamá y Costa Rica.

Hypostomus plecostomus:

Únicamente se capturaron 2 ejemplares durante el estudio en el Río Caldera (Temperatura 24 grades centígrados), indicando una baja frecuencia en los ríos y quebradas del sector oeste; los individuos capturados presentaron un rango de tamaño de 92 – 105 mm LS.

Loricaria uracantha:

Esta especie se colectó en el Río Cochea, sin embargo solo en estado juvenil (33 – 43 mm LS). Aunque no se reconoce una gran abundancia de este genero consideramos que puede encontrarse en otros ríos de Chiriquí.

CYPRINODONTIDAE

Esta familia posee muy pocos representantes en la fauna de peces panameña. Originarios de Norteamérica encuentran su límite en el istmo de Panamá (Miller, 1966) . Incluye Únicamente dos especies que se listan a continuación:

Oxyzygonectes dowi:

Se colectó solamente en las partes bajas del río (Estación de Calle Larga), en donde se encuentra en abundancia hacia los márgenes del río entre hierbas y otra vegetación parcialmente sumergida. La CP de esta especie fue de 9 ejemplares/colecta, una de las mas altas en todo el estudio; su rango de tamaño osciló entre 31 – 145 mm LS. Aparentemente las poblaciones existentes en la zona estuarina se alimentan de insectos y otros organismos que capturan en la superficie.

POECILIIDAE

Comprenden un grupo muy reconocido por su capacidad de controlar las poblaciones de mosquitos ya que uno de sus alimentos preferidos son sus larvas. Otra característica que los distingue es su capacidad de tener las crías previamente desarrolladas internamente (parivivos).

Brachyrhaphis terrabensis:

A pesar de que en otros estudios se ha reportado una gran densidad de la especie en varios afluentes del río Chiriquí (Goodyear et. al. 1977), no se encontró elevadas densidades en las estaciones colectadas, en el río Caldera colectamos 7 ejemplares con un rango de 16 – 32 mm ge LS. Aparentemente esta especie se restringe a pequenas quebradas con remansos y aguas claras de bajas temperaturas (20 – 23 grados centígrado). Se colectó también en el río antes del embalse.

Poeciliopsis retropinna:

En nuestras colectas esta especie mantuvo una mayor frecuencia ya que se capturó en el Río Estí, Quebrada Mariposa, Río La Estrella y Río Caldera, indicando una clara dominancia sobre B. terrabensis con la cual parece estar en competencia. Su rango de tamaño estuvo entre 24 – 88 mm LS y su CP fue de 3 ejemplares/colectas.

Poeciliopsis elongata:

Hacia las partes bajas del río, ocupando los ambientes de remanso y orillas cubiertas por vegetación se encuentra esta especie; la cual es considerada la de mayor tamaño entre la familia, el rango de tamaño encontrado en nuestras colectas fue de 16 – 133 mm LS. En la estación de Calle Larga (Río Chiriquí) se colectaron 46 individuos en una sola colecta, la CP en todas las estaciones fue de 8 ejemplares/colecta.

CICHLIDAE

La familia de las “mojarras” incluye varias especies bien representadas en la fauna de peces nacional, algunas especies de mayor tamaño son apreciadas como alimento.

Cichlasoma sieboldi (Mojarra):

Constituyó la especie mejor distribuida en las Ureas de colectas, se le encontró desde las partes superiores del Río Chiriquí (Quebrada Mariposa hasta el Río Cochea), con un rango de temperatura que iba de 22-25 grades centígrados, igualmente es el cíchlido de mayor tamaño (151 mm de LS) capturado en el estudio. Su CP se mantuvo en 3 individuos/colecta.

Cichlasoma lyonsi (Mojarra):

De menor abundancia que la anterior, este cíchlido se le ubica con preferencia entre troncos y ramas donde la corriente es moderada o lenta, se capturaron ejemplares (55-130 mm LS) en el Río Cochea y en el Río Chiriquí (5 en total) a nivel del Puente de la Carretera Interamericana.

ELEOTRIDAE

Las guavinas se caracterizan por sus habitos benónicos asl como por la ausencia de la vejiga natatoria.

Gobiomorus maculatus (Guavinas):

Se les colecto en corrientes moderadas y rápidas, se ubica principalmente en el fondo entre las rocas. Su CP fue de 2 ejemplares/colecta; rango de tamaño encontrado 97-225 mm LS, la especie es apreciada como alimento su pesca se efectúa con anzuelo. La mayor densidad de individuos capturados se obtuvo en el Río Chiriquí en la estación de Calle Larga.

GOBIIDAE

La familia de los góbidos aunque es de origen marine, también posee representantes en los sistemas de agua dulce.

Awaous transandeanus (Chupapiedra):

Su mayor frecuencia de ocurrencia se da en las partes bajas del Río Chiriquí (Estación del puente y Calle Larga), donde tuvo una “CP” de 3 ejemplares/colecta. El rango de tamaño presentado osciló entre 27 – 149 mm LS, aunque se capturaron ejemplares en las partes altas del río (Estrella Los Valles), su mayor densidad poblacional parece ocurrir en las zonas bajas).

SOLEIDAE

Otra familia de origen marine que se encuentra en el rio, se les conoce como “peces hojas” por sus hábitos bentónicos y la típica morfología de su cuerpo.

Achirus mazatlanus:

Es la especie de lenguado de mayor abundancia en las partes bajas del Río Chiriquí, se han capturado hasta 27 ejemplares en una colecta, todos juveniles (22-51 mm LS) , se ubican entre el sedimento en las márgenes del río.

Achirus lineatus (Fez hoja):

En menor proporción pero también con cierta abundancia relativa se ha presentado esta especie. Se encuentra conjuntamente con A. mazatlanus, en las partes bajas del Río Chiriquí estación de Calle Larga. Es la primera vez que se reporta para la zona. Su rango de tamaño fue de 28-50 mm LS.

3. DISCUSIÓN

En términos generales la ictiofauna del Río Chiriquí se ha mantenido dentro de los márgenes de la diversidad reportados en estudios previos (Loftin, 1965; Goodyear et. al. 1977). Debido a que este trabajo ha sido concebido como una evaluación ecológica de la zona, hemos considerado oportuno mantener el análisis de la ictiofauna de acuerdo al patrón utilizado por Goodyear et. al. (1977) , tomando en cuenta sobre todo aquellas estaciones vinculadas directamente con el río principal.

Así tenemos que algunas famillas como los Poecílidos, Cíchlidos y Carácidos se nota una ligera disminución de especies al comparar la diversidad con los reportes anteriores. En otros casos, sobre todo en las estaciones inferiores del río, grupos como los lenguados mantienen elevadas densidades debido quizás a las condiciones óptimas de ambientes disponibles.

Otro grupo que contrasta con lo reportado por Goodyear y sus colaboradores (op; cit.) son los loricáridos en donde se presentan el género Loricaria. En nuestras observaciones de campo pudimos también notar una disminución en las especies de los Poecílidos ya que únicamente tres de las cinco especies se reportan en el presente estudio.

Los peces periferales o estuarinos se listan en el cuadro 3, donde podemos apreciar predominancia de familias como los Áriidos, Centropomidae y Tetradontidae. Las colectas efectuadas en las estaciones estuarinas permitió comprobar que la ictiofauna se compone de formas juveniles de las cuales mas del 40% son de importancia en las pesquerías locales de la provincia. Las especies de mayor abundancia en las colectas fueron los barbudos gérridos, lenguados, tamboriles y sardinas. El género Sphoeroides de acuerdo a nuestras observaciones mantiene las poblaciones más numerosas en las zonas poco profundas de estero. De acuerdo a Martínez y Goodyear (1981), la zona de Puerto Pedregal hasta la Boca de San Pedro sostiene una fauna de peces relativamente moderada si se compara con otras áreas estuarinas del Pacífico panameño; a nuestro parecer la actividad portuaria así como la pesca artesanal que ocurre en la zona puede contribuir a mantener este patrón.

En el estudio pudo notarse la secuencia o sucesión de especies a lo largo del año, en donde aparecían en ciertas épocas juveniles de sardinas (mayo) , robalos (julio) y lenguados (agosto); esta situación responde a la dinámica reproductiva de las especies la cual se asocia con ciertos fenómenos naturales para garantizar la renovación en la comunidad.

Considerando ambos estudios (Goodyear et. al. 1977; Martínez y Goodyear 1981), podemos concluir que a pesar del cambio físico ocasionado al sistema fluvial del Río Chiriquí la diversidad de especies no parece haber sido afectada en grandes proporciones o modificada en forma notable la estructura de la comunidad, tanto de los peces primarios y secundarios como los periferales o estuarinos Cuadro 2. Es evidente que desde hace varios años los efectos antropogénicos que ocurren en el Río Chiriquí (siembras, obras de regadío, hidroeléctricas) , han venido incidiendo en la biota fluvial alterando las condiciones naturales, aumentando la tasa de sedimentación y disminuyendo los ambientes disponibles para reproducción. No obstante aún el sistema continúa funcionando, pero probablemente cada vez más limitado en su capacidad de producción biológica.

3.1 NOTAS SOBRE LA ZOOGEOGRAFÍA DE LOS PECES DEL RÍO CHIRIQUÍ.

De acuerdo al estudio de Myers (1966) , la fauna ictiológica del istmo centroamericano en lo que respecta a los peces primarios y secundarios proviene de un componente de origen suramericano. Grupos como los carácidos, gimnótidos y los barbudos de río (Rhamdia) poseen todos especies complementarias en dicha región. La ausencia de barreras notables en Centroamérica ha permitido que esta distribución ocurra sin dificultad, sin embargo para la fauna de Norteamérica esto no ha ocurrido así, el componente derivado del Norte se puede reconocer en algunas especies como el pez gaspar de Nicaragua (Lepososteidae), los chupapiedras (Castostomidae) y el bagre de norteamérica (Ictaluridae) . La mayoría de estas especies sólo llegan hasta México, Guatemala y Belice como límite Sur en su distribución.

De acuerdo al mismo autor (Myers, op. cit.) existe evidencia para pensar que los Poecílidos y Cyprinodontidae también pudieron provenir de este componente Norte, pero en una época geológica anterior y que luego sufrieron su evolución natural dispersándose en los nichos disponibles. Los cíchlidos han sido otro grupo que en Centroamérica ha sufrido una gran expansión, alcanzando cerca de cien especies en el área, algunas endémicas especialmente en la región de los lagos nicaragüenses.

De la fauna centroamericana 446 especies se conocen en la actualidad, de la cual 104 primarios, 165 secundarios, 187 son formas periferales es decir especies de origen marino que esporádicamente penetran en los ríos y que algunas de ellas han desarrollado su ciclo de vida totalmente en estos sistemas (Góbiidos, Soleidos, Mugílidos etc.). Hay que destacar el hecho que solamente entre Costa Rica y Panamá se encuentra 74 especies de peces primarios, mientras que hacia Guatemala y México únicamente se presentan 27 especies, esto indica la importancia de esta zona en la distribución zoogeográfica de la fauna de peces de Centroamérica.

En tal sentido, el Istmo de Panamá desde el punto de vista geológico unido en la parte final del Plioceno (o quizás el pleistoceno temprano), proveyó una barrera para los peces primarios pero no así para algunos secundarios (p. ej. los Cíchlidos), que pudieron pasar hacia la parte superior del istmo. El Río Chiriquí por encontrarse en el sector Oeste puede presentar una baja proporción de Peces Primarios y Secundarios si lo comparamos con los ríos del sector Este (p. e j. Bayano y Tuira). Las familias que componen estos grupos son únicamente 6 en contraste con las 19 familias de peces periferales que se presentan; (sic) de los peces típicamente de agua dulce aproximadamente 14 especies ocurren en el Río Chiriquí, una diversidad relativamente baja si la comparamos con otros sistemas fluviales.

3.2 DISTRIBUCIÓN ALTITUDINAL

Durante el estudio se recorrió todo el perfil altitudinal del Río Chiriquí, desde el sitio del embalse hasta la zona estuarina. Un total de 70 Km del río fueron recorridos encontrándose un claro patrón en la diversidad de peces en función de la altura y la temperatura. En la Fig. 1, se presenta la relación del número de especie y la temperatura en donde es notable el incremento de especies a medida que aumenta la temperatura (23-25 grados centígrado). Esta misma relación ocurre con la altura, tal como se aprecia en la Fig. 2.

Como es sabido la parte superior del río se encuentra cerca de los 1,200 m de altura, a este nivel el sistema fluvial esta caracterizado por aguas cristalinas de baja temperatura (19.0-20.0 grados centígrado), bien oxigenadas (7 ppm) y de corriente fuerte a moderada. En nuestras observaciones fue evidente la ausencia de peces no así el bentos que presentaba una intensa actividad biológica con larvas y adultos de insectos abundante material vegetal. A pesar de que para este sector se han reportado 3 especies, únicamente se colectó B. terrabensis.

Por debajo de los 200 m y a temperaturas superiores a los 25 grados centígrado, aparecen los grupos estuarinos cuyos juveniles remontan el río principalmente para reproducción y alimentación, ,tal es el caso con los Áridos, Gérridos, Centropómidos y Bóthidos, los cuales fueron los mas recurrentes durante la época del estudio. Se reconoce que en los niveles intermedios del río es difícil delimitar patrones en la composición de las especies ya que esta dependerá de los factores bióticos y abióticos inherente a cada una de ellas, no obstante considerando la ictiofauna reportada para el Río Chiriquí por otros autores (Loftin, 1965; Goodyear et. al., 1977; Martínez y Goodyear, 1981) y la determinada en este estudio un patrdn típico de la distribución altitudinal estarla conformada por B. terrabensis, Rivulus hildebrandi, Poeciliopsis retropina, Astyanax ruberrimus, Brycon striatulus, Gephyrocharax intermedius, Rhamdia wagneri, Cichlasoma sieboldi y Awaous transandeanus, listados en orden de aparición.

3.3 COMENTARIO SOBRE LA ACTIVIDAD PESQUERA.

Aunque en el área del estuario no esta permitido el desarrollo de la actividad pesquera, al considerar la magnitud del aporte del material sólido suspendido del Río Chiriquí a la zona costera aledaña (404 ton/ano/km2), se espera una incidencia significativa en la producción primaria del área. Las principales actividades pesqueras de la región se desarrollan en el Golfo de Chiriquí y se relacionan con la pesca artesanal de especies de escama, la pesca del camarón y la llamada pesca de subsistencia. Las especies de escamas más cotizadas son en términos generales el pargo (Lutjanidae) , robalo ( Centropomidae) , meros (Serranidae) , jureles (Carangidae) , roncadores (Pomadasyidae) entre otros; mientras que las especies de crustáceos comprenden al camarón blanco (Penaeus occidental is, P. stylirostris y P. vannamei) , camarón titi (Xiphopenaeus riveti, Protrachypenaeus precipua) y el llamado fidel (Solenocera agassizii y S. florea).

Relativamente las capturas en el Golfo de Chiriquí son de menor magnitud a las obtenidas en el Golfo de Panamá, sin embargo su aporte es significativo a la industria pesquera nacional. Asl tenemos que la captura de peces de escama en el Golfo de Chiriquí representa aproximadamente el 25% de la pesca artesanal de cualquier otra area de pesca del pais, mientras que la pesca de camarón representa casi el 13% de la captura total.

Uno de los principales sitios de desembarco pesqueros en la provincia es el Puerto de Pedregal. Analizando la actividad pesquera durante los últimos 4 años podemos apreciar que se ha dado un incremento en la extracción de peces de escama de 200,000 libras en 1980, a cerca de 300,000 libras en 1984. Este aumento se debe principalmente a la puesta en operación de una tiburonera y a varias cooperativas para la pesca del pargo (Estadística Pesquera, 1982). Resulta interesante señalar que en aquellas especies bentónicas de importancia comercial parece ocurrir lo contrario. De acuerdo a comunicación personal de funcionarios de la Dirección de Recursos Marines en David, se ha presentado una disminución en las capturas de camarón, langosta y bivalvos, todas especies dependiente de la calidad del sedimento o la materia orgánica que este contiene. En fin es prematuro para concluir si esta disminución en los rendimientos pesqueros se puede atribuir directamente al proyecto hidroeléctrico, sin embargo siempre se ha reconocido en estos casos un efecto sobre la composición de la materia orgánica particulada que aporta el cuerpo de agua represado (Ward y Stanford, 1979). Esta posible hipótesis deja abierta una interrogante que sería de interés evaluar.

4. LITERATURA CITADA

Goodyear, R. , V. Martínez y J. B. del Rosario. 1977. Fauna Acuatica. En “Evaluación ambiental y efectos del Proyecto Hidroeléctrico Fortuna”. A. Adames (Ed.), Revista Lotería Nos. 254-255-256, 538 p.

Hildebrand, S.F. 1938. A new catalogue of the freshwater fishes of Panamá. Zool. Ser., Field Mus. Nat. Hist. 22 (4); 219-359.

Loftin, H.G. 1965. The geographical distribution on freshwater fishes in Panamá. Florida State University. Doctoral Thesis Dissertation 261 p.

Martinez V., V., y R. Goodyear. 1981. Estudio sobre la biología y ecología del estuario del Río Chiriquí, Pedregal. Informe IRHE.

Meek, S.E., y S.F. Hildebrand. 1914. The fishes of the fresh water of Panamá. Zool. Ser., Field Mus. Nat. Hist. 10: 217-374.

Meek, S.E., y S.F. Hildebrand. 1923. The marine fishes of Panamá. Part I Zool. Ser., Field Mus. Nat. Hist. 15; 1-330.

Miller, R.R. 1966. Geographical distribution of central american freshwater fishes. COPEIA No.4: 773-802.

Ward, J.V., y J.A. Stanford. 1979. Limnological consideration in reservoir operation: Optimization strategies for protection of aquatic biota in the receiving stream, p 496-501. In Proceedings of the Mitigation Symposium, U.S. Dept. Agric., Ft. Collins, Co.

REFERENCIA

** Briceño, J. y J. A. Martínez. 1986. Ictiofauna del Río Chiriquí. En: Evaluación ecológica del Río Chiriquí, en relación a la construcción de la represa hidroeléctrica Edwin Fábrega (Fortuna). D. Hernández y L. D Croz (Eds.). Centro de Ciencias del Mar y Limnología, Universidad de Panamá.

Edición digital para dominio público: Centro de Estudios de Recursos Bióticos, FCNET, Universidad de Panamá.

CONSULTE DOCUMENTO COMPLETO EN FORMATO WORD: ictiofauna-del-rio-chiriqui-1986


Responses

  1. hola, nosotros estamos haciendo una tesis en el caudal ecologico del rio chiriqui (caldera) y nos gustaria si pueden proporcionarnos alguna bibliografia

  2. Hay mucha información en sitios como eflow-net, en TNC freshwater initiative, en Instream Flow Council de USA. En el sitio IMTA hay alguna publicación. También en el Banco Mundial salio apenas el año pasado una publicación sobre los métodos. En WWF México.

    También hay información en la página del Riversymposium de Australia y Internatonal River foundation
    Exito en su busqueda y saludos de Mexico


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: