Posteado por: BPP | febrero 29, 2008

Características biológicas del Parque Internacional La Amistad

Características biológicas del Parque Internacional La  Amistad  en Panamá

Tipos de vegetación, comunidades naturales y uso de la tierra

De acuerdo con su estructura y composición se encontraron siete clases de vegetación y dos clases de usos de suelo (ver Anexo de Mapas del PM: Mapa 4 en el documento original). La descripción de la vegetación se realiza en dos grandes bloques: primero se presentan las clases de vegetación y después las clases de usos del suelo. Entre las clases de vegetación se sigue un orden decreciente en altura y complejidad estructural, por lo cual primero se describen los bosques y se finaliza con los matorrales; y dentro de los bosques, la secuencia va desde el nivel altitudinal inferior hasta el más elevado. Igualmente, entre las clases de uso del suelo se presentan primero las menos intervenidas y luego aquellas donde se observó mayor intervención humana.

Cuadro 7. Extensión de las clases de vegetación y de uso del suelo en el PILA

Clase de vegetación y

de uso del suelo

Extensión (en Ha)

%

Bosque perennifolio ombrófilo tropical latifoliado de tierras bajas

7,186.56

3.47

Bosque perennifolio ombrófilo tropical latifoliado submontano

32,809.19

15.83

Bosque perennifolio ombrófilo tropical latifoliado montano

54,548.90

26.32

Bosque perennifolio ombrófilo tropical latifoliado altimontano

57.002,60

27.50

Bosque perennifolio ombrófilo tropical latifoliado nuboso

52,132.41

25.15

Bosque perennifolio ombrófilo tropical latifoliado nuboso achaparrado

822.00

0.40

Vegetación de páramo

587.69

0.28

Sistema productivo con vegetación leñosa natural / espontánea significativa (10–50 %)

725.81

0.35

Sistema productivo con vegetación leñosa natural / espontánea significativa (< 10 %)

1,439.56

0.69

Total

207,254.72

100.00

Fuente: Imágenes de satélite Landsat TM; mapa de vegetación de Panamá (ANAM, 2000)

El PILA es el área protegida con la mayor variación de vegetación natural del país, pues contiene todas las clases de vegetación encontradas entre las tierras bajas de la vertiente del Caribe y las cimas de la cordillera de Talamanca. La mayoría de su territorio corresponde a bosques perennifolios latifoliados, separados en fajas altitudinales donde se agrupan vegetaciones con características ecológicas similares, pero que, por su aspecto general y la firma digital utilizada para interpretar las imágenes de satélite, no son distinguibles entre sí. En el resto, las otras clases indican la vegetación achaparrada o arbustiva cuyo crecimiento está limitado por baja temperatura y fuertes vientos, y la cual está restringida a las cimas de las montañas más altas, generalmente por encima de los 2.500msnm. A continuación se presentan las descripciones de la vegetación del PILA.

Bosque perennifolio ombrófilo tropical latifoliado de tierras bajas

Según el mapa de vegetación de Panamá (MVP) (ANAM, 2000), esta vegetación ocupa las porciones menos elevadas del PILA, en los valles de los ríos Changuinola y Yorkín, que coincide con la ubicación encontrada en la interpretación de las imágenes de satélite.

El dosel del bosque de tierras bajas alcanza los 35m de altura en los parches no intervenidos y alrededor de 30m en los sectores intervenidos. En ambos estados del bosque, los árboles emergentes sobresalen por encima del dosel y, generalmente, alcanzan cerca de 45m de altura. Entre esos emergentes, la mayoría de las especies presentes, en ambos estados del bosque, es distinta, aún en el nivel de familia. Lo contrario ocurre en el dosel, donde la similitud es mayor entre las especies y familias dominantes, pues en todos los sitios visitados domina el gavilán (Pentaclethra macroloba), y el guarumo (Cecropia sp.) está entre las cinco especies más comunes. Por su parte, las familias Fabaceae y Moraceae fueron las dominantes en ambos bosques, y las siguientes familias en importancia resultaron indicadoras del estado de intervención del bosque; como lo son las familias Clusiaceae y Myristicaceae, que son predominantes en bosques poco perturbados, y, por otro lado, las familias Elaeocarpaceae y Cecropiaceae, relacionadas con sitios con algún grado de perturbación.

Los estratos inferiores del bosque no intervenido, además de individuos de las especies del dosel, contienen especies características de este estrato, en especial palmas como Prestoea sp., y árboles medianos como guabo (Inga sp.) y madroño (Garcinia madruno); mientras que en el intervenido, la mayor cantidad de individuos pertenece a otra especie de palma (Astrocaryum alatum), además de almendro (Dipteryx panamensis) y de cedro macho (Guarea sp.). El sotobosque es bastante denso y contiene numerosas especies de arbustos y hierbas, pero es más denso y diverso en el bosque no intervenido.

Esta clase de vegetación es la más extensa en el país y es también la que ha generado más información utilizando métodos similares (ANAM-CBMAP, 2003). Además, es la vegetación con mayor riqueza florística en la mayoría de los grupos vegetales y hábitos de crecimiento y, por ello, presenta una gran variación en la distribución de las especies como respuesta a cambios sutiles en el régimen de lluvias, en las características de los suelos, en el relieve y en la historia del recambio y reclutamiento de especies.

El índice de Shannon-Weaver calculado para esta vegetación oscila entre 5,10 y 5,06 para las parcelas de bosque no intervenido, y 2,38 para el bosque intervenido, lo cual indica que el bosque no perturbado es una vegetación de gran diversidad, pero que el intervenido está dominado por unas pocas especies.

Bosque perennifolio ombrófilo tropical latifoliado submontano

Esta vegetación se localiza en las estribaciones de la cordillera de Talamanca. Esta clase de vegetación también es muy rica en especies debido a que muchas de ellas, a pesar de ser más comunes en los bosques situados a mayor o menor altitud, se pueden observar en los bosques de esta faja altitudinal, contribuyendo así a una mayor variación de la diversidad florística.

El dosel del bosque submontano alcanza los 40m de altura en los parches no intervenidos y alrededor de 30m en los sectores intervenidos, y parece más alto que el del bosque de tierras bajas. Las especies dominantes son distintas en cada estado de intervención del bosque y, entre las familias, sólo la Moraceae es dominante en ambos estados del bosque. Los árboles emergentes sobresalen por encima del dosel y llegan a los 50m en el bosque no intervenido y a 40m en el intervenido, pero en éstos la misma especie domina este estrato, acompañada por especies diferentes en cada estado de conservación del bosque.

En los estratos arbóreos inferiores se observan individuos de las especies del dosel, además de especies características de este estrato, especialmente de los géneros Inga, Ocotea y Eugenia. En esta clase de vegetación, las diferencias entre bosque no intervenido e intervenido se aprecian en mayor altura del dosel y de densidad de troncos para el bosque no intervenido; en algunas de las especies dominantes de cada tipo y en mayor cantidad de árboles caídos o con señales de tala en el bosque intervenido

El sotobosque es bastante denso y contiene numerosas especies de arbustos y hierbas, pero es más denso y diverso en el bosque no intervenido. La proporción de hierbas en el sotobosque es mayor en el bosque intervenido que en el no intervenido, posiblemente por la mayor cantidad de luz que se filtra hasta el suelo, al ser menos densos los estratos arbóreos. La mayoría de los géneros y especies dominantes están presentes en ambos tipos de bosque, pero su abundancia/dominancia relativa varía dependiendo de su capacidad para medrar en condiciones ecológicas disímiles.

Esta clase de vegetación es la tercera más extensa en el país, pero es la cuarta en el PILA (ver Anexo de Mapas del PM: Mapa 4).

Bosque perennifolio ombrófilo tropical latifoliado montano

Según el MVP, este bosque aparece como un gran bloque continuo que cubre gran parte de las estribaciones de la cordillera de Talmanca hacia el Caribe; sin embargo, en este trabajo, luego de la corrección con las curvas de nivel indicadas en las hojas topográficas de escala 1:50.000 del IGNTG, resultó que esta clase de vegetación sólo se encuentra en seis grandes parches relativamente estrechos y de forma muy irregular, los dos más contiguos a los límites hacia las regiones de Yorkín, Teribe y Bonyic, y los restantes en la mitad sur del PILA (ver Anexo de Mapas del PM: Mapa 4 en el documento original). El bosque montano es la segunda clase en tamaño en el parque, aunque sea la sexta clase de mayor superficie según el MVP.

El dosel del bosque montano alcanza los 30m y en él no se distinguen parches con distinto estado de conservación. Los emergentes se observan hasta 10m por encima del dosel y comparte algunas de las especies con éste. La altura del dosel en este bosque es ligeramente menor que la registrada en los bosques montanos del volcán Barú, en la vertiente del Pacífico, aunque esto puede estar más relacionado con los sitios de muestreo o la metodología que con diferencias en la altura del bosque en ambos sitios.

Bosque perennifolio ombrófilo tropical latifoliado altimontano

Según el MVP, esta vegetación se localiza en un bloque irregular desde el área alrededor del macizo del Barú hasta el macizo de cerro Fábrega, en ambas vertientes; sin embargo, luego de la interpretación de la imagen de satélite, esta vegetación se localiza como un enorme cordón irregular que se extiende entre el bosque nuboso y el montano, desde el límite con Costa Rica, al oeste, hasta el extremo este, con una pequeña cornisa en la vertiente del Pacífico, y es la clase de vegetación más extensa del PILA, a pesar de ser la novena clase en extensión en el país, según el MVP. A pesar de que la mayor parte de esta clase de vegetación se encuentra hacia la vertiente del Caribe, los sitios visitados se localizaron en los bosques que dan hacia el Pacífico por su más fácil acceso (ver Anexo de Mapas del PM: Mapa 4).

El dosel es alto en el bosque no intervenido, con 40–50m de altura y emergentes que llegan a los 60m, sin embargo, en el bosque intervenido apenas llega a los 25m de altura y no se observaron emergentes. En este bosque, además hay variaciones en la composición de distintas porciones del bosque intervenido. En el bosque no intervenido dominan las familias típicas de tierras altas como: Cornaceae, Lauraceae y Fagaceae. En el bosque intervenido las familias fueron casi las mismas y sólo cambiaron las frecuencias de cada una.

Los estratos medios del bosque no intervenido están dominados por individuos de las especies y familias del dosel, acompañados por otras especies características de los bosques de montaña. Por otro lado, en el bosque intervenido este estrato está dominado por especies características de las primeras etapas de regeneración del bosque en tierras altas.

En el bosque no intervenido, el sotobosque es relativamente denso. En el bosque intervenido las diferencias en el aspecto del sotobosque son más notables, ya que en algunos sitios el suelo está cubierto por una densa capa de hierbas y arbustos de unos 2m de altura y en otros casi no hay plantas de sotobosque.

Bosque perennifolio ombrófilo tropical latifoliado nuboso

En el MVP, esta clase se localiza en dos parches de tamaño desigual, uno pequeño cerca de Cerro Punta y otro más grande que rodea el macizo de cerro Fábrega, pero en la interpretación de la imagen de satélite su distribución comprende una porción mucho mayor del PILA, llegando a ser la tercera clase de vegetación en tamaño en el parque.

El dosel es uno de los más altos registrados en el área de estudio, con 60m de altura, con una sola especie dominando el estrato, sin emergentes ni individuos de otras especies. Los estratos arbóreos medios son relativamente densos y contienen más taxones que el dosel, todos pertenecientes a géneros y familias típicas de tierras altas. El sotobosque también es denso y en él se entremezclan arbustos, hierbas, trepadoras y epífitas facultativamente terrestres, además de juveniles de las especies de los estratos arbóreos. La diversidad del bosque nublado es relativamente baja, comparada con la del bosque altimontano y se debe a la dominancia de Quercus spp. en casi todos los estratos, excepto el sotobosque.

Bosque Perennifolio ombrófilo tropical latifoliado nuboso achaparrado

Esta clase de vegetación no aparece en el MVP, pero al interpretar las imágenes de satélite y con los trabajos de campo se encontró una vegetación bien diferenciada del bosque nublado, que se parece mucho a la estructura de los bosques nublados bajos de las cimas de los cerros de la cordillera central, cerro Campana, cerro Jefe y las sierras y filos más altos de Darién.

En esta clase de vegetación, el dosel está dominado por árboles de varias familias, con la notable ausencia del roble. Aunque 15m de altura parece alto, en realidad es poca altura para un bosque de montaña. Los emergentes llegan a los 25m. No hay estrato arbóreo medio y el sotobosque es denso y rico en especies de arbustos y hierbas pertenecientes a géneros y familias con especies bien adaptadas a crecer en condiciones de baja temperatura, humedad constante y vientos fuertes.

Vegetación de Páramo

La vegetación de páramo que aparece en el PILA, según el MVP, está distribuida en dos parches ubicados en el macizo de cerro Fábrega y en el cerro Echandi, y esta es la clase de vegetación donde su ubicación coincide con el resultado de la interpretación de las imágenes de satélite, cambiando sólo la forma y tamaño de los polígonos. La reducción más evidente ocurrió en el polígono que rodea la cima del cerro Echandi.

Esta clase de vegetación no se visitó en campo; por tanto, su descripción está basada en fuentes bibliográficas y su definición como unidad independiente, más allá de su aspecto en las imágenes de satélite, está en la distinción del páramo como vegetación por sus características fisionómicas (ANAM-CBMAP, 2003). Aparte de las consideraciones biogeográficas que indican la presencia de páramo en las cimas de los cerros Fábrega, Itamut y Echandi, está la interpretación de las imágenes de satélite que muestran firmas digitales muy similares para los sitios mencionados arriba y los páramos reconocidos y estudiados de Kámuk y Chirripó, en Costa Rica, ya que la imagen interpretada cubre desde el occidente de Panamá hasta el centro de Costa Rica.

Fuente: Plan de Manejo del Parque Internacional La Amistad (2004)

Edición para dominio público: Centro de Estudios de Recursos Bióticos, Universidad de Panamá


Responses

  1. uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu

  2. pues es algo que es de la naturalezaes lo q yo creo
    grangc tsy gstskiu wqtb jajajajajajajaja

  3. la naturaleza es bella


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: