Posteado por: BPP | mayo 11, 2007

Aspectos Físicos del Parque Nacional Marino Isla de Bastimentos

Aspectos Físicos del Parque Nacional Marino Isla de Bastimentos

A pesar de tener una gran representatividad marina, el parque incluye la parte central de la Isla Bastimentos, manglares y cayos.

Geología y geomorfología

La costa de Bocas del Toro presenta dos grandes bahías prácticamente encerradas por islas y arrecifes coralinos: la Bahía de Almirante también conocida como Aburemá y la Laguna de Chiriquí también conocida como Caribaró más el archipiélago de Bocas del Toro. Estos elementos en conjunto representan el principal accidente geomorfológico de la costa Atlántica de Panamá. La Bahía de Almirante, localizada hacia el oeste, es la de menor profundidad y donde se encuentran la mayoría de las islas y cayos de mangle. Hacia la Laguna de Chiriquí, las islas son más pequeñas, menos numerosas y debido a su mayor profundidad, no existen cayos de mangle como en la Bahía de Almirante. La Laguna de Chiriquí está bordeada por Isla Popa, Cayo Agua y la Península de Valiente, una extensión continental con dirección noroeste.

La bahía, la laguna y el archipiélago son resultado de la inundación que sufrió la región después de la última glaciación. Las partes más bajas se convirtieron en las bahías y lagunas, mientras que las partes más altas conformaron las islas e islotes que vemos hoy día. Islas como los Cayos Zapatilla, representan las partes más altas, las que han sido colonizadas por arrecifes de coral, de una pequeña serranía, que es la continuación bajo el agua de la península de Valiente.

Las planicies costeras más amplias se encuentran hacia el noroeste de la Bahía de Almirante, estas planicies aluviales, depositadas por los Ríos, Changuinola y Sixaola, se extienden desde los alrededores de Bocas del Drago hasta el Valle del Sixaola en Costa Rica. Hacia el sector de la laguna de Chiriquí, las planicies aluviales son menores, encontrándose estas cerca de la desembocadura del Río Cricamola. Las bahías casi no tienen playas arenosas ni promontorios de roca, tanto la costa del istmo como la de las islas está rodeadas de manglares.

En el área del Archipiélago se encuentran tres formaciones geológicas principales, a saber: formación Lajas, Gatún-Uscarí y Viriguá.

El terremoto del 22 de abril de 1991 produjo una modificación en la topografía del área, por ejemplo la punta sur de Isla Carenero se hundió 0.5 m bajo el nivel del mar.

Las islas son de baja altura (menos de 200 msnm), con lomas de pendiente suave, planicies costeras angostas y pequeños acantilados en las zonas de levantamiento al noroeste de las islas.

Suelos

En cuanto a la capacidad de uso de los suelos en la provincia, se han reportado siete de las ocho clases presentes en el país siendo la clase I la ausente. Dos de estas clases, la VII y la VIII, conforman cerca del 80% de la provincia y casi en su totalidad están ubicadas en la porción continental. Estas clases de suelos son inadecuadas para la producción de cultivos comerciales pero aptas para reservas y conservación de la vida silvestre. La clase III y IV conforman en conjunto 10% de los suelos de la región y las clases V y VI abarcan casi 8% de los suelos. Estos suelos son no arables. Sólo cerca de 3% de los suelos de la provincia son de clase II , que es arable, con algunas limitaciones en la selección de las plantas y requiere conservación moderada.

En el Archipiélago, están presentes los suelos de clases III, IV, VI y VII (ver mapa 2: Valdespino y Santamaría,1997). La clase IV abarca todo Solarte más la mayor parte de las Islas: Colón, San Cristóbal y Popa. La clase III está al noroeste de la Isla Colón, en la mayor parte de Isla Bastimentos, los Cayos Zapatilla, al norte de Isla Popa y todo Cayo Agua. Las pequeñas porciones de la clase VI y VII en el archipiélago están en Isla San Cristóbal y en Isla Loma Partida, respectivamente.

Clima

Aunque en la provincia de Bocas del Toro, no existe una época seca bien definida, existen dos períodos cortos con menor precipitación, uno en marzo (el más corto) y otro que se extiende desde finales de septiembre hasta octubre. Los meses con mayor cantidad de lluvia son julio y diciembre-enero, con precipitaciones torrenciales y pocas horas de sol. Este es el patrón general, no obstante, existen grandes diferencias entre años.

En particular para el Archipiélago existen datos generados en la estación de Hospital Point, en Isla Solarte, para el período 1992-1996. Estos datos indican que, en esos cinco años, los tres meses con menos de 200 mm de precipitación promedio fueron enero (153.0), febrero (131.4) y abril (197.2), mientras que los tres meses con más de 300 mm de precipitación promedio fueron julio (355.0), noviembre (381.4) y diciembre (416.0). La alta precipitación y los pocos días sin lluvias, hacen del clima del Archipiélago de Bocas del Toro, uno de los más húmedos de la región.

Hidrología

La provincia tiene ríos de mediana longitud y caudal abundante; los principales provenientes de la costa, que descargan directamente en la Bahía de Almirante y la Laguna de Chiriquí, son el Auyama, el Róbalo, el Guarumo, el Guariviara y el Cricamola. De estos últimos, el Cricamola, es el de mayor caudal. Los ríos Sixaola y Changuinola, que se originan en la Cordillera de Talamanca, son los ríos más importantes que descargan sus aguas cerca del Archipiélago de Bocas del Toro. El Sixaola y el Changuinola drenan extensas plantaciones de banano y áreas bastante deforestadas en su cuenca baja y media por lo que acarrean grandes cantidades de sedimento, posiblemente con un alto contenido de fertilizantes y pesticidas, utilizados en las plantaciones bananeras y otras actividades agrícolas que se presentan en la región.

Los ríos y quebradas que se originan en las islas son de cauce corto y de poco caudal. Estos se originan especialmente en las montañas centrales de las islas, por lo que la conservación de la cobertura de bosque en las islas es fundamental para garantizar el suministro de agua de buena calidad a las comunidades locales.

Comunidades terrestres

En las zonas por debajo de 800 m de altura hay bosques de tierras bajas, bosques inundables en parte de la costa y las áreas planas de las islas, manglares, vegetación ribereña y el único pantano de turba conocido en las tierras bajas de Panamá. Las tierras bajas reflejan el uso del suelo con la presencia de rastrojos, arbustales, cultivos temporales y permanentes, plantaciones forestales, potreros herbazales.

La vegetación del archipiélago es exclusivamente de tierras bajas, ya sea siempreverde o inundable, puesto que ningún sitio alcanza alturas de 100 msnm. Más de 90% de toda la vegetación del archipiélago es vegetación siempreverde.

De acuerdo con la información obtenida durante la EER terrestre, el bosque siempreverde poco alterado, es el sistema terrestre con mayor número de especies. Durante esa EER, se encontraron 155 especies de plantas, las cuales representan el 31% de la flora registrada para el PNMIB. En segundo lugar se encuentra el bosque anegadizo mixto con 95 especies registradas. En tercer lugar el bosque siempreverde alterado en el que se encontraron 79 especies. Las otras asociaciones identificadas por Valdespino y Santamaría son los rastrojos y arbustales con 24 especies; el arbustal anegadizo, también con 24 especies, la vegetación ribereña con 32 especies, los potreros y herbazales con 32 especies, los cultivos permanentes con 46 especies, los cultivos temporales con 16 especies y los cultivos forestales con 13 especies.

Las familias de plantas mejor representadas en el área son: Rubiaceae, Araceae, Fabaceae, Melastomataceae, Cyperaceae, Piperaceae, Orchidiaceae y Poaceae (Valdespino y Santamaría, 1997). Este patrón coincide con el observado en otros bosques tropicales lluviosos de tierras bajas como Finca la Selva en Costa Rica y la Isla de Barro Colorado en Panamá.

Del total de especies identificadas durante la EER terrestre, 48 especies tienen rangos prioritarios de conservación. De estas, dos especies, Ferdinandusa panamensis y Ruellia praeclara, están incluidas en las categorías G1N1de TNC. En los rangos G2N1 se encontraron otras dos especies: la orquídea Maxillaria sanguinea y el orey, Camnosperma panamensis. Esta última especie solo se conoce en Costa Rica y Panamá. Otras especies del rango N1 son los helechos Microgramma lycopodioides y Neurodium lanceolatum, además de la palta con flores, Myrsine floridana. Se registraron además 10 especies con rango G2N2 y 31 especies con rango N2. El mayo blanco, calificado G3N2, se conoce, en Panamá, solo en Bocas del Toro y Chiriquí.

Si se consideran las categorías de Convención Internacional sobre el Comercio de Especies de Flora y Fauna Amenazadas (CITES), ocho especies de orquídeas y Zamia skinneri, están en el Apéndice II de esa lista. En las categorías de la Unión Mundial de la Naturaleza (UICN) se encontraron cinco especies consideradas como vulnerables (V): cerillo (Symphonia globulifera), jira (Socratea durissima), orey, Justicia metallica y Zamia skinneri.

Vale la pena resaltar por su carácter único la presencia de una laguna de agua dulce en el límite norte de la isla de Batimentos, dentro de los límites del parque marino. La vegetación asociada a esta laguna es de tipo herbazal inundable y tiene una extensión de alrededor de 20 hectáreas. Abundan las lianas, herbáceas como cortadera y especies arbustales como cerillo y orey. También sobresalen especies de orquídeas, bromelias, helechos, musgos y hepáticas.

Entre la vegetación encontrada en esta laguna se encuentran tortugas de agua dulce y caimanes. También se ha reportado que este es un sitio importante en la época de migración para algunas especies de Anátidos (patos).

Comunidades marinas

Praderas de hierbas marinas

Las praderas de hierbas marinas en el PNMIB están dominadas por la hierba de tortuga, Thalassia testudinum, especialmente en las lagunas y bahías protegidas donde puede crecer hasta los 10 m de profundidad. Otras especies como la hierba de manatí (Syringodium filiforme), Halophila decipiens y Halodule wrighti, cubren una extensión mucho menor. S. filiforme presenta poblaciones dispersas, generalmente mezclada con T. testudinum en profundidades inferiores a 5 m. H. decipiens se encuentra representada por pequeñas poblaciones dispersas en el área. De H. wrightii, una especie más rara en todo el Caribe y en el área en estudio solo se encontraron dos pequeñas poblaciones, una en Cayo Agua y otra en Punta Vieja, Isla Bastimentos. La mayor diversidad de algas en las praderas marinas se encontró en los Cayos Zapatilla, donde el número de especies solo fue superado por las comunidades de algas de las plataformas arrecifales profundas. Los demás grupos analizados durante la EER marina: moluscos, crustáceos, peces, corales duros y suaves, y esponjas, también mostraron una menor diversidad en este hábitat, sin embargo, fue interesante observar abundancia de juveniles de peces, langosta, cangrejos y moluscos, dando esto evidencia del valor que tiene este ecosistema como área de reproducción, crecimiento, refugio y alimentación para muchas especies marinas durante las primeras fases de su ciclo de vida.

Otros grupos estudiados en menor detalle durante la EER marina, como las anémonas, medusas, erizos, estrellas y pepinos de mar también son abundantes en las praderas de hierbas marinas. En términos generales estas praderas se encuentran en buen estado de conservación, excepto en algunos puntos muy localizados: frente a los poblados de Bastimentos, Carenero e Isla Colón, donde la basura y la contaminación orgánica comienzan a ser evidentes. No sucede lo mismo con algunas de las especies asociadas, especialmente de peces como la cojinúa, el patí, la langosta y el caracol, cuyas poblaciones están sumamente reducidas.

Manglares

Los manglares del PNMIB son importantes como hábitats para la reproducción y el desarrollo de muchas especies marino-costeras. Dentro de los límites del área estudiada los manglares son principalmente comunidades de franja y de sobre lavado. Los primeros ubicados a lo largo de la zona costera de las islas mayores y el istmo, los segundos, se encuentran sobre los cayos de origen coralino en el centro de las lagunas. El mangle rojo (Rhizophora mangle) es la especie dominante en todos los ambientes y puede formar poblaciones monoespecíficas en los cayos. Las otras especies, el mangle salado o negro (Avicennia germinans), el mangle blanco, el mangle botón (Laguncularia recemosa y Conocarpus erecta, respectivamente) y el mangle piñuela (Pelliciera rhizophorae), crecen en forma dispersa o forman pequeños parches especialmente detrás de la banda de mangle rojo.

De todas las especies de mangle, el mangle piñuela es una especie muy interesante, pues en el Caribe la especie solamente está representada por poblaciones residuales de una población más extensa que ocupó la mayoría de las costas del Caribe antes de que el Istmo Centroamericano interrumpiera la comunicación entre el Océano Pacífico y el Mar Caribe. Estas poblaciones residuales son interesantes desde el punto de vista biogeográfico y evolutivo, pues han estado aisladas de las del Pacífico desde que se cerró el Canal Centroamericano hace unos 3 millones de años.

En los manglares la mayor diversidad de organismos se encuentra asociada a las raíces, donde la mayor riqueza de especies y cobertura está representada por algas, moluscos, esponjas, algas, anémonas y asidias. Entre las algas, el alga verde Caulerpa verticillata, es la especie con mayor cobertura en las partes sumergidas de las raíces, mientras que en las secciones expuestas durante la marea baja, los géneros característicos de los manglares del mundo: Bostrichia, Caloglossa, Catenella y Murrallela son dominantes.

Entre los moluscos asociados a las raíces hay que destacar: Isagnomon bicolor, Pinctada imbricata y Crassostrea rhizophorae. Estas especies además de tener mayor cobertura, también podrían tener importancia económica. De hecho, hace varios años se hicieron experimentos de cultivo y comercialización, los cuales no continuaron por el bajo precio a que eran compradas esas especies, y porque eran abundantes otras especies más atractivas, como el caracol, la langosta, el pulpo además de varias especies de peces, pero, con la caída de estas últimas especies y con el aumento de precios y la demanda de mariscos en el área, las posibilidades de éxito ahora podrían ser mayores.

Desde el punto de vista de los peces, los manglares son importantes como sitios de reproducción, refugio y alimentación para varias especies. Durante la EER marina, los juveniles de algunas especies como la barracuda y algunos pargos, solamente se encontraron allí.

Los manglares, al igual que las praderas de hierbas marinas, se encuentran en muy buen estado de conservación, con excepción de algunas áreas que han sido taladas para la construcción de viviendas e infraestructura para el turismo, situación que se ha acentuado en los últimos dos años. El único sitio donde se puede observar contaminación orgánica directa es cerca del poblado de Bastimentos, donde los vecinos tienen un pequeño depósito de basura. Actividades como la corta de árboles para leña, construcción y producción de carbón hasta ahora son reducidas, pero podrían incrementarse con el aumento de la población, la reducción de la pesca y el aumento del turismo.

Arrecifes de coral

Los arrecifes de coral son el ecosistema marino más diverso en el Archipiélago de Bocas del Toro. Durante la EER marina se encontraron 121 especies de algas (sin incluir las calcáreas que forman costras), 36 esponjas, 36 octocorales, 160 especies de peces, 82 moluscos (recolectados en esta EER), pero dado que el número de especies conocidas para el área es de 534, el número de especies asociadas a los arrecifes de coral debe ser mucho mayor. Con 39 especies, los crustáceos fueron el grupo menos diverso encontrado durante la EER marina, posiblemente esto está relacionado con el hecho de que la mayoría de las especies son difíciles de observar y recolectar.

Los arrecifes que se encuentran en los hábitats expuestos de las islas (barlovento) tienen menos especies y la cobertura de coral vivo es menor (8%), mientras que los arrecifes en el lado protegido (sotavento) de las islas tienen mayor número de especies y cobertura de coral vivo (32%), esto es una diferencia muy importante, que parece estar relacionada con la intensa sedimentación a que han estado expuestos los arrecifes a barlovento de las islas. Las 57 especies de corales escleractíneos e hidrocorales registradas para el área de Bocas del Toro, representan el 89% de las especies conocidas para el Caribe Panameño; la diversidad de octocorales es 29 especies.

Los arrecifes continentales de la Bahía de Almirante están bien desarrollados y bastante saludables si se les compara con otros arrecifes del país presentando, por ejemplo, una cobertura promedio de 40% de coral vivo en la región de la Ensenada Grande y cobertura de algas inferior al 3%. La Isla Bastimentos presenta la mayor formación de arrecifes a barlovento (expuestos al oleaje y vientos alisios), siendo estas comunidades generalmente de baja densidad y cobertura coralina. Esta formación arrecifal es de tipo franjeante y corre paralela a la costa a lo largo del lado norte desde el poblado de Bastimentos hasta Punta Vieja, con pequeñas interrupciones frente a algunas playas. Hacia el lado nordeste, aproximadamente desde Fish Hole y hasta Punta Vieja, ocurre el mejor desarrollo de la barrera y se forma una amplia laguna entre las playas y la cresta de hasta 150 m de ancho; la mayor parte de esta barrera está fuera de los límites del PNMIB. Dentro del PNMIB es en los Cayos Zapatilla que se concentra la máxima diversidad de corales con 29 especies; esto es 54% de la diversidad total conocida para Bocas del Toro.

A pesar del valor que tienen los arrecifes de coral, tanto por la alta diversidad biológica, como por la importancia que tienen para la subsistencia de los pobladores locales, la mayoría de los arrecifes se están deteriorando muy rápidamente debido a la sobrepesca, la descarga de sedimentos y el incremento del turismo no planificado. La reducción de las poblaciones de peces de importancia comercial, langosta, caracol y pulpo, se suma al problema de la sedimentación, pues al reducirse muchos herbívoros, se incrementan las poblaciones de algas.

Un aspecto que vale la pena destacar es que no obstante la importancia que tiene el PNMIB para la conservación de los corales de la región, dentro de los límites actuales no están representados todos los hábitats, especies y patrones de abundancia del Archipiélago de Bocas del Toro por lo que si se quiere conservar el máximo de diversidad marina del área, deben o modificarse los límites actuales del PNMIB o establecerse otras unidades de conservación complementarias al PNMIB.

Elementos de fauna asociados a las comunidades representadas

A continuación se presenta un resumen de la información sobre algunos grupos de fauna de los que se tiene información. En general se considera la zona como poco estudiada para grupos como equinodermos.

Moluscos

Un análisis de los grupos taxonómicos estudiados durante la Evaluación Ecológica Rápida marina (Soto et al., 1998), indica que los moluscos son el grupo con mayor diversidad de especies. El inventario de Olson & McGynty, 1958, incluye un total de 534 especies y subespecies, clasificadas en 269 géneros y 117 familias, ubicadas en cuatro clases, de la siguiente forma: 383 especies en Gastropoda (71.7%), 138 especies de Pelecypoda (25.8%), 8 especies de Polyplacophora (1.5%), 2 especies de Scaphopoda (0.38%) y 1 de Cephalopoda (0.19%). Del total de especies incluidas en la lista anterior, 33 especies y subespecies y 4 géneros eran nuevos para la ciencia, un claro indicador de la alta diversidad de especies en el área. Durante la EER marina la lista se aumentó en 34 especies, por lo que el total de especies conocidas para el área es de 568.

Otro aspecto importante de destacar es la gran diversidad de pequeños moluscos y micromoluscos. De una pequeña muestra de arena, se obtuvieron 20 especies en 10 géneros, de los cuales 5 eran nuevos para el área. La investigación en este grupo debe ampliarse.

Crustáceos

En cuanto a los crustáceos, un grupo del que durante la EER marina solamente se estudiaron las formas bentónicas, se recolectaron 83 especies pertenecientes a 27 familias. De estas especies, seis pueden ser nuevas para la ciencia. Igual que con los otros grupos, la mayoría de las especies se encontraron en los arrecifes de coral.

Peces

Durante la EER marina se identificaron 123 especies de peces, a las que hay que agregar 29 especies capturadas por pescadores artesanales y deportivos. Del total de especies observadas durante la EER, 41% de las especies se observaron solo en un tipo de ambiente; 18 especies solo se encontraron en los arrecifes de coral expuestos a barlovento, 16 en los arrecifes protegidos a sotavento, en las plataformas carbonatadas profundas, seis entre las raíces de mangle y solamente una estuvo restringido a las praderas de hierbas marinas. Un 20% de las especies observadas se encontraron en arrecifes expuestos, protegidos y las plataformas carbonatadas. El resto de las especies compartieron un número mayor de ambientes.

Anfibios y reptiles

En la EER terrestre del PNMIB y sus áreas de influencia se reportan 13 especies de anfibios y 16 de reptiles resultantes de esta evaluación y de otros estudios (ver Valdespino y Santamaría, 1997). Los anfibios se distribuyen en 5 familias y la familia con mayor número de especies fue Leptodactylidae, con ocho especies. Los reptiles estuvieron distribuidos en 11 familias, de las cuales las familias Polychrotidae y Chelonidae fueron las más ricas, ambas con tres especies. El mayor número de especies de anfibios se encontró en las áreas de bosques siempreverdes alterados y poco alterados. Mientras que la mayor riqueza de reptiles se encontró en el bosque inundable mixto.

Entre los anfibios resulta muy interesante notar la gran variación en la coloración que presentan las poblaciones insulares y de tierra firme de la ranita venenosa, Dendrobates pumilio. Esta variación morfológica es apoyada por estudios genéticos que sugieren que la diferenciación entre las poblaciones ocurrió muy reciente.

Sobre las tortugas marinas, se reportan para la región cuatro especies: tortuga verde, canal, carey y cahuama. La mayoría de estas especies son consumidas a excepción de la tortuga canal . Sus huevos son muy buscados.

De las 29 especies de herpetofauna encontradas en el área, 17 se encuentran amenazadas o en peligro de extinción, por lo que deben considerarse elementos especiales para su protección.

Aves

La avifauna del Archipiélago de Bocas del Toro es muy poco conocida. De acuerdo con los datos obtenidos durante la EER terrestre del archipiélago en el PNMIB y su área de influencia se puede esperar un mínimo de 69 especies de aves. De estas especies, 55 eran residentes locales y 14 eran migratorias. En base a los trabajos realizados por el Smithsonian Institution, entre 1987-1991, se espera que el número de especies de aves aumente.

Con relación a las especies de especial consideración tenemos que de las registradas la paloma coroniblanca (Columba leucocephala) tiene distribución restrigida y se le ubica en el rango N1 del TNC. También hay 14 especies que están incluidas en el Apéndice II de CITES, como son algunos colibríes, gavilanes, loros, semilleros y buhos (Valdespino y Santamaría, 1997). Se reportan además el pájaro campana (Procnias tricarunculata), el cual se encuentra en la categoría de vulnerable de UICN por la deforestación y tres especies de palomas, que están protegidas por la legislación de Panamá (C. leucocephala, C. nigrirostris y C. cayennensis), todas amenazadas por la cacería. Entre las aves migratorias, la reinita, Protonotaria citrea, es una especie que ha mostrados disminución en sus poblaciones en los últimos años.

Uno de los sitios de importancia para las aves en el archipiélago es Swan Cay. En este cayo anida una de las pocas colonias del rabijunco piquirojo (Phaethon aethereus) del Caribe. Además anidan allí el piquero moreno (Sula leucogaster) y el pelícano pardo (Pelecanus occidentalis). Este sitio es muy popular entre los observadores de aves y otros turistas que visitan la región, los que muchas veces se acercan demasiado o descienden al cayo, lo que puede producir un estrés en las aves, especialmente cuando están anidando.

Existe una gran probabilidad de encontrar nuevas taxa de aves en el archipiélago, así como también especies relictuales que no se encuentran en tierra firme. Estos estudios sobre la avifauna del archipiélago y de tierra firme de Bocas del Toro resultarán en nuevos registros de distribución con una importancia biogeográfica y sistemática.

Mamíferos

Los mamíferos comprenden otro de los grupos de animales menos conocidos de la provincia de Bocas del Toro. En el área del archipiélago se han documentado unas 75 especies de mamíferos. Para el PNMIB unas 32 especies han sido observadas. Durante la EER terrestre en el PNMIB se registraron 25 especies; de estas 13 eran murciélagos. En la Isla Bastimentos se reporta el raro murciélago vampiro de alas blancas, Diademus youngii. En los Cayos Zapatilla se registraron únicamente dos especies de murciélagos, Artibeus jamaicensis y Glossophaga soricina, durante la evaluación.

Dentro de los mamíferos pequeños y medianos resultan interesantes el perezoso de dos dedos (Choloepus hoffmanni) y el de tres dedos (Bradypus variegatus), el armadillo (Dasypus novemcinctus), el mono nocturno (Aotus lemurinus), la rata arborea (Tylomys sp.), y las ratas espinosas (Proechimys semispinosus y Haplomys gymnurus), entre otros. Estos mamíferos insulares muestran diferencias morfológicas de las de tierra firme. De acuerdo con Handley (1993), las poblaciones tanto de murciélagos como de mamíferos no voladores del archipiélago se están diferenciando entre las islas y de las poblaciones de tierra firme.

Fuente: ANAM. 2001. Plan de Manejo de Parque Nacional Marino Isla Bastimentos.
Las referencias a las que hace alusión esta información se encuentra en la versión completa del Plan de Manejo de PNMIB, que puede ser consultado en la biblioteca de la ANAM.


Responses

  1. gracias por hacer un resumen tan práctico y completo de algo tan importante, y que es tan dificil de encontrar en las paginas del ANAM. =)

    • de nada y gracias auste

  2. les pediria que pusieran la flora del archipielago de san lorenzo plz

  3. jasdfrthrtshjstr

  4. bueno esto esta mas o menos mejorenlo

  5. […] de 52 kilómetros, ubicada a tan sólo diez minutos de Isla Colón. Entre algunas de sus mejores características se cuentan los lugares donde puede practicarse el snorkeling que son de talla mundial dentro del […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: