Posteado por: BPP | febrero 25, 2009

La Importancia de los Mamíferos en los Bosques Tropicales

La Importancia de los Mamíferos en los Bosques Tropicales

Dr. Nicholas Smythe

Investigador Retirado

Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales

República de Panamá

Desde que Alexander Von Humbolt enfocó la atención del mundo hacia los bosques tropicales del Nuevo Mundo, existe una creciente fascinación con respecto al número de plantas y animales que habitan en ellos.

Pero no es sino recientemente que hemos comenzado a comprender cómo estas plantas y animales viven y dependen unos de otros para su supervivencia. Y es ahora que nos hemos dado cuenta que muchas de estas especies se encuentran en peligro de extinción.

Hoy día, escuchamos con frecuencia que la biodiversidad del bosque tropical está en peligro y que gran parte de la culpa la tienen los seres humanos. ¿Qué significa esto? ¿Por qué es importante tratar de conservar nuestra flora y fauna? Una simple razón es precisamente para conservar la gran diversidad de especies -única en el planeta- que concurren en estos ecosistemas. Como es evidente, si algunas especies desaparecen antes de comprender cómo viven o antes de conocer su existencia, habrá un vacío en nuestro conocimiento que nunca podremos reemplazar o recrear.

Pero existe una razón aún más importante y aún más difícil de racionalizar: la supervivencia misma de la raza humana depende de la calidad de su medio ambiente. Es difícil adaptamos a grandes cambios a corto plazo. Si consideramos, por ejemplo, la condición actual de las personas en el área del Sub-Sahara en África resulta difícil creer que, no hace mucho tiempo, esta área era fértil, y que la mayor parte del sur de esta región eran bosques tropicales. Muchos de los organismos que viven en los bosques dependen de otros para sobrevivir; al amenazar una especie ponemos en peligro a otras que están interrelacionadas a ella. De hecho, ponemos en riesgo la vida misma del bosque, y al convertir los bosques neotropicales en desiertos se produce un gran cambio a corto plazo en nuestro medio ambiente, al cual es difícil que nos podamos acomodar.

Podemos conservar muestras de bosques tropicales declarándolos parques nacionales y protegiéndolos, pero a medida que aumentan las demandas de la población, es mayor la presión que se ejerce sobre los bosques nacionales. Una de las esperanzas para preservar grandes extensiones de bosques tropicales radica en la capacidad que tengamos de saber cómo explotarlos de una manera sostenible. Para que tal manejo sea posible, es esencial entender sus relaciones ecológicas o cómo las diferentes plantas y animales se interrelacionan. Existen especies que consideramos más valiosas que otras y, por lo tanto, nos esforzamos por conservarlas, ignorando muchas veces que todas son importantes entre sí, y que las unas difícilmente pueden sobrevivir las otras.

En los bosques utilizados de manera sostenible algunas especies pueden ser cultivadas como fuente de proteína, cuero o para fines medicinales, y si son aprovechadas adecuadamente pueden ser cultivadas indefinidamente. En los bosques manejados con fines económicos, los animales pueden participar de la cadena biológica sin que por ello tenga que disminuir el rendimiento de los productos vegetales, como por ejemplo, la madera.

En este escrito describiremos lo que se conoce sobre las relaciones entre un grupo de mamíferos (pecarí de collar o saíno, pecarí de labios blancos o puerco de monte, paca o conejo pintado y rata espinosa o mocangué) -los más importantes suplidores de carne para las personas que viven en el bosque- y los alimentos vegetales de estos mamíferos, y analizaremos los efectos sobre la comunidad del bosque si una de estas espedes desaparece.

¿Podría la ausencia de una especie de mamífero afectar negativamente al bosque? Definitivamente que la ausencia de un organismo conlleva importantes consecuencias para toda la comunidad; peor aún, si una de las especies desaparece nunca podremos adquirir los conocimientos sobre las interrelaciones entre las especies más importantes y jamás podremos comprender su función en la comunidad. Aparentemente, algunas especies pueden vivir solas en áreas de bosques maduros y requieren de una gran extensión para lograr reproducirse exitosamente. Si queremos preservar tales especies, debemos aprender cómo pueden sobrevivir bajo situaciones ecológicas alteradas, pero antes debemos aprender más sobre sus requerimientos ecológicos básicos en condiciones naturales.

Estacionalidad del bosque tropical

El grupo de mamíferos que se estudiará en este artículo, a excepción de una especie, se encuentra únicamente en los bosques latifoleados (no coníferos o bosques con árboles de hoja ancha), desde el sur de México hasta el norte de Argentina. Para poder comprender las interrelaciones ecológicas entre ellos y sus fuentes de alimentos, es importante considerar dos características del bosque en general. La primera es que los alimentos varían según la estación, por lo tanto hay por lo menos un periodo al año en que las fuentes de alimentos escasean. Durante muchos años se pensó que en los bosques tropicales existía abundancia de comida, y que los animales vivían allí en condiciones que no cambiaban durante el año. Ahora sabemos que éste no es el caso. La evidencia indica que en la mayoría de los bosques tropicales húmedos no solamente hay una escasez periódica de alimentos, sino que la severidad de la escasez es impredecible.

¿Por qué existe un periodo de escasez? Una característica notable de la lluvia tropical es que las lluvias son cortas y fuertes; así, una gran cantidad de agua llega al suelo del bosque. Esta agua de lluvia erosiona la tierra. La erosión a su vez, tiene dos componentes importantes: uno es mecánico, mediante el cual el agua de lluvia remueve físicamente las partículas de tierra, y el otro es químico, mediante el cual el agua disuelve y remueve substancias solubles que se encuentran cerca de la superficie. La cantidad de tierra removida a causa de la erosión mecánica es proporcional al volumen de agua y a la velocidad con la que la misma cae al suelo, de manera que una lluvia fuerte y corta erosiona más la tierra que la misma cantidad de agua de lluvia distribuida en un periodo más prolongado de tiempo. La erosión química es también muy alta en el bosque tropical porque la solubilidad de las sales aumenta a la par de la temperatura, y porque muchas de las sales solubles son resultado de la descomposición de la hojarasca, descomposición ésta que es rápida debido a las condiciones de alta temperatura y humedad del bosque. Como resultado de estos factores, el suelo de los bosques tropicales húmedos está constituido por todo aquello que la lluvia no pueda llevarse con ella, es decir, el barro pesado, impermeable e infértil.

La mayoría de los bosques tropicales de tierras bajas tienen una o más estaciones durante las cuales la cantidad de lluvia que cae es mucho menor que el promedio mensual. Durante estos periodos de sequía, muchos árboles sufren por falta de agua. Los árboles cambian de hojas periódicamente, porque las hojas, cuando están “trabajando”, son el lugar por donde la planta pierde más agua. Un buen momento para botar las hojas viejas es, por lo tanto, durante el periodo de escasez de agua. Este coincide con la época en que la descomposición orgánica es lenta por la poca humedad, y las hojas caídas permanecen en el suelo del bosque. Al final de la estación seca el suelo del bosque aparece cubierto con una capa gruesa de hojas y ramitas caídas. Pero cuando la lluvia comienza a caer de nuevo la hojarasca acumulada comienza a descomponerse rápidamente, y hay un periodo durante el cual los productos de esta descomposición aumentan considerablemente la fertilidad de la superficie del suelo.

Este periodo de fertilidad causa una gran explosión de actividad en el bosque. Los árboles con raíces en, o cerca de, la superficie del suelo absorben rápidamente la mayor cantidad posible de nutrientes y producen frutos, semillas y hojas nuevas. Muchos animales -insectos, aves y mamíferos- que se alimentan de los productos de los árboles, se reproducen en esta época aumentando así su población y éstos, a su vez, sirven de alimento para sus depredadores. En Panamá, la estación lluviosa comienza generalmente en abril o mayo, de manera que desde mayo hasta agosto hay un periodo de abundancia general de alimentos en el bosque. Pero las lluvias continúan, y para finales de agosto la hojarasca ya se ha descompuesto y su producto ha sido absorbido por las plantas o lavado por el agua de lluvia. En septiembre, comienza un periodo de escasez y entre septiembre y abril el alimento llega a ser realmente escaso.

Tamaño de la semilla

La segunda característica del bosque que debemos mencionar es que desde hace millones de años, en el proceso evolutivo de los árboles, ha existido una competencia entre las distintas especies por acceso a la luz. Los árboles más altos y aquellos cuyas coronas están más expuestas al sol son los que mejor sobreviven. Para poder captar más luz, los árboles crecen y sus copas se hacen más densas. Cada individuo trata de captar la luz, mientras que sus copas son empujadas por otros que tratan de hacer lo mismo, ocupando así todo el espacio libre. El resultado es un dosel cerrado que permite que muy poca luz penetre hasta el suelo. Precisamente porque existe poca luz en el suelo del bosque, las semillas tienden a tener una gran reserva de alimento. Aunque esto no quiere decir que sólo aquellos árboles con semillas grandes sobrevivan, de hecho sí es un factor que incide sobre el tamaño del fruto, y explica el por qué algunos árboles producen semillas tan grandes.

Diversidad de las especies

El fenómeno de la diversidad de las especies en el bosque tropical es de todos conocido. Stephen Hubbell, investigador asociado al Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, ha demostrado que en un bosque tropical seco en Costa Rica la dispersión de individuos de ciertas especies puede no ser tan matemáticamente perfecta como se pensaba, y que son comunes las aglomeraciones de individuos de las misma especie. El trabajo de investigación,que viene realizando indica que lo mismo sucede en la isla de Barro Colorado en Panamá. Especies solitarias existen generalmente en casos de extremas condiciones edáficas (con alta acidez o humedad) en donde sólo una especie ha desarrollado la habilidad de sobrevivir. Algunas especies de cativo o de palmas pueden aparecer en suelos pantanosos en donde ninguna otra especie compite con ellas, pero en bosques tropicales de tierras bajas en el Nuevo Mundo es poco común encontrar grandes extensiones de una sola especie. Esta dispersión es probablemente adaptiva porque los insectos, hongos y otros organismos que atacan a los árboles tienden a ser’ ‘especies específicas”, es decir que atacan solo una especie de árbol, y si el árbol se intercala con otras especies se le hace más difícil a estas plagas viajar de árbol a árbol de la misma especie. No es raro encontrar hasta más de 100 especies de árboles en una hectárea de bosque tropical. La diversidad natural no es solo una de las características más sobresalientes de un bosque tropical, sino que es una característica esencial para la supervivencia del mismo.

Dispersión de semillas

Ahora nos encontramos con una situación en donde la reproducción de árboles adultos depende también, hasta cierto punto, de lo dispersa que sea su distribución, y es evidente que, en un bosque donde existe una diversidad tan grande, cada especie tiene que aprovechar las oportunidades que se le presenten a lo largo del tiempo y el espacio, para encontrar nuevos miembros de su propia especie para reproducirse. Bajo un dosel (el estrato donde se encuentra las copas de los árboles más altos) cerrado, una semilla con una gran reserva alimenticia puede germinar y crecer, y el árbol joven puede incluso alcanzar cierta altura, pero a menos que una apertura aparezca en el dosel debido a la muerte o caída de un árbol, es imposible que la copa del árbol joven atraviese el dosel y logre captar la luz. El árbol adulto tiene que producir suficientes semillas para que una de ellas esté en el lugar apropiado y en el momento oportuno para aprovechar dicha apertura en el dosel. Por lo tanto, los árboles deben tener algún método de dispersión de sus semilla. Para aquellos que dependen de grandes reservas de alimentos para que sus embriones se desarrollen, y que compensan así la falta de luz, esto presenta un problema ya que la semilla resulta demasiado grande para facilitar su dispersión.

Se estima que un 50%-90% de las semillas en los bosques neotropicales son dispersas por animales. Algunas desarrollan un componente que atrae el agente dispersador (se las tragan y las digieren en sitios potenciales de germinación), pero aquellas semillas qué dependen de grandes reservas de alimento, son demasiado grandes para ser tragadas, y dependen entonces de animales que las recojan y las lleven a otros sitios a germinar.

Protección de semillas

Una semilla grande constituye un objeto valioso de alimento, por lo que no nos sorprende que las mismas hayan desarrollado un método de protección para evitar ser explotadas. La forma usual de protección es una cáscara dura (generalmente el endocarpio),o algún grado de toxicidad en la capa comestible. Tampoco es raro encontrar animales que hayan desarrollado métodos para sobreponerse a esta protección. El tipo de protección que se discutirá aquí es aquel donde la semilla presenta un cascarón duro, como es el caso de la palma “chunga” (Astrocaryum spp.), la palma real (Scheelea spp.) y el “almendro” (Dipteryx spp.). Es interesante observar la relación ecológica que existe entre la protección de estos árboles, y las formas que los animales han desarrollado para sobreponerse a ella. Los animales cuentan con tres características principales para penetrar el caparazón. El pecarí de labios blancos y el pecarí de collar (saíno) pueden romper estas semillas con sus fuertes mandíbulas; roedores tales como el agutí y el agoutí roen a través de la capa superior y extraen la parte alimenticia con sus largos dientes inferiores; las larvas de los escarabajos de la familia Bruchidae, o gorgojos, perforan la capa superior de la semilla y consumen la parte interior antes de convertirse en adultos. La paca o conejo pintado no es tan diestra como el agutí y le es difícil agarrar la semilla para poder roerla, aunque muchos tratan de hacerlo.

Los depredadores y las dispersión de semillas

Con todos estos enemigos y depredadores, parece justo preguntar, ¿cómo sobreviven estas semillas y cómo se dispersan? La respuesta contempla la interacción competitiva de todos los animales mencionados anteriormente, aunque también depende de factores estacionales y de los efectos de otros árboles con frutos.

Debemos señalar que ya casi no existen escenarios donde esta interacción no haya sido alterada. El Parque Nacional Manu, en las tierras bajas de la amazona peruana, es probablemente el área más extensa de estudio intensivo donde la influencia humana es casi nula, pero aún ahí, el pécari de labios blancos (puerco de monte) se encuentra en peligro de extinción porque las manadas grandes se extienden más allá de los límites del parque, y son atacadas por cazadores. Las seis especies descritas a continuación representan una fuente importante para los habitantes de las regiones bajas de los bosques neotropicales. Las ardillas y otros roedores, que tienen el mismo efecto sobre las semillas no se discutirán por ser estas especies habitantes muy recientes de Suramérica.

Los escarabajos

Las hembras en estado de gravidez de varias especies de escarabajos o gorgojos de la familia Bruchidae buscan semillas de cascarón duro en el suelo del bosque. Las hembras depositan uno o más huevos en cada semilla y las larvas la perforan, comen el endocarpio, matan el embrión, y permanecen en ellas hasta su metamorfosis. En algunas especies de árboles el mesocarpio está protegido por una capa superior conocida como pericarpio. En estos casos los gorgojos o escarabajos no pueden penetrar la semilla y tienen que buscar estas semillas con el mesocarpio y pericarpio ya podrido o pelado.

Las ratas espinosas (mocangues)

Las diferentes especies de ratas espinosas (Proechimys) se encuentran entre los animales más abundantes del suelo del bosque. Su tamaño pequeño las hace vulnerables a una amplia variedad de depredadores, por lo que su mejor defensa es esconderse, convirtiéndose en animales nocturnos y limitándose a habitát que ofrezcan refugios seguros con pequeñas aberturas. El alimento preferido de la mayoría son las semillas grandes y duras, aventurándose a salir de sus madrigueras durante la noche para obtener las semillas que caen o las que sus competidores de mayor tamaño no han visto. Algunas ratas espinosas construyen sus propias madrigueras y almacenan las semillas en épocas de escasez; otras desentierran las semillas que han escondido los agutíes, y generalmente sobreviven durante la época de carestía al ampliar su dieta para incluir partes de las plantas, hongos y semillas más pequeñas.

El agutí (ñeque) y el acouchi

Estos animales diurnos son muy parecidos en apariencia, pero los acouchis cuentan con una cola más larga y constituyen versiones en miniatura, de 1.5 a 2 kg, de los agutíes que pesan entre 2.5 a 4.5 kg. Los agutíes se encuentran en los bosques húmedos de tierras bajas en Centro y Suramérica, mientras que los acouchis se encuentran en áreas de la Amazonia que no se inundan, y en zonas similares de Suramérica. Se conoce muy poco sobre los acouchis en su estado natural, pero su comportamiento en cautiverio se asemeja al de su primo de mayor tamaño. En los lugares donde hay acouchis también hay agutíes, de manera que su separación ecológica sigue siendo un misterio; para efectos de esta discusión, asumiremos que cumplen funciones ecológicas similares.

Con base en estudios realizados en la Isla de Barro Colorado en Panamá, hemos podido determinar que los agutíes forman parejas que ocupan un territorio de aproximadamente 2 hectáreas. Por ser diurnos, son muy vulnerables a los depredadores que cazan por medio de la vista, y dependen de su gran capacidad de escape. Esta dependencia en el movimiento rápido hace que los agutíes no puedan almacenar grasas en su cuerpo, por lo que recurren a enterrar las semillas que encuentran y escarbarlas cuando los alimentos del bosque son escasos. Una de las ventajas de los agutíes es que pueden vigilar a los depredadores que se le acercan, irguiendo sus cuerpos lo más posible mientras realizan algún movimiento conspicuo, como roer una nuez dura. El animal se sienta en sus patas traseras y cuentan con sus patas delanteras para sostener el alimento. Probablemente como resultado evolutivo de este comportamiento, los agutíes pueden roer con alta destreza hasta las cáscaras más duras de las semillas.

La paca (conejo pintado)

Este animal, que pesa entre 6 y 10 kg, es la presa favorita de los cazadores en los bosques neotropicales. Por ser un animal nocturno y debido a la oscuridad del bosque, este animal no necesita correr como el agutí para sobrevivir a los depredadores, y por lo tanto acumula reservas de grasa que le sirven en tiempos de escasez de alimentos (razón por la cual su carne es tan buena). Las pacas también se alimentan de partes de plantas y plántulas (semillas que han germinado recientemente). Como no se sientan para comer, no han desarrollado la destreza para manipular los alimentos de los agutíes, por lo que la paca generalmente mastica el mesocarpio o la pulpa y deja la parte dura de la nuez.

Pécari de collar (saíno)

Por ser el único mamífero de este grupo que ha cruzado las fronteras del bosque húmedo, es una especie que ha sido tema de diversos estudios. Aunque muchos de esos estudios son sobre la región semiárida al sur de Estados Unidos, existe información sobre los que se encuentran en los bosques tropicales. Estos animales viven en manadas de 12 a 15 individuos, y alcanzan un peso aproximado de 23 kg. El pécari de collar es un animal oportunista en su alimentación. Se alimenta de hojas, frutas y, ocasionalmente, de animales pequeños. Las semillas grandes como las de la palma’ ‘chunga” y la del’ ‘almendro” (Dipteryx panamensis) son sus favoritas y las trituran enteras, pero no pueden triturar las semillas que son más duras. Las manadas de pecaríes siguen senderos tradicionales, y regresan a un árbol individual en fruto año tras año. Cuando la comida es escasa, “acampan” bajo el árbol con frutos por todo un día. En la noche, el animal duerme a unos cien metros del árbol, y regresa al árbol al día siguiente hasta que todo se haya consumido. Si no encuentra,frutasro, semillas, se alimenta de otras partes de plantas.

Pécari de labios blancos (puerco de monte)

Es una pena que la ecología de este animal sea tan poco conocida porque es una de las especies más amenazadas de los bosques neotropicales. Viven en grandes manadas de entre 50 y 100 miembros, y cuando el número de la manada es reducido por la cacería, poco a poco se mueren; es probable que no puedan vivir en manadas pequeñas. Las manadas requieren de grandes áreas para vivir (aunque aún no se sabe qué tan grandes), y se mueven en áreas tradicionales, creando así zanjas en los suelos del bosque.

La dieta es similar a la de los pecaríes de collar (frutas y semillas, a veces hojas y, ocasionalmente, material animal), pero los pecaríes de labios blancos pueden triturar hasta las semillas más duras. Las semillas con cascaras dura pueden existir por varios años, y los árboles que las producen existen en áreas más dispersas y dan frutos en tiempos de escasez. Por lo tanto, cuando existe escasez de otros alimentos, se alimentan de estas semillas.

Una diferencia importante en el comportamiento entre los dos pecaríes, es la forma en que buscan su alimento. El pécari de collar aparentemente detecta más rápidamente su alimento por medio del olfato, escarba la tierra en un radio de 100 cm y a una profundidad de 30 cm, pero no abarca grandes áreas como el pécari de labios blancos. Este último se mueve en grupos formando un’ ‘frente” y busca el alimento utilizando su hocico como pala, encontrando así semillas enterradas a poca profundidad.

Ámbito territorial de estos mamíferos

El destino de los embriones en las semillas depende de que los depredadores las encuentren. La posibilidad de que un animal encuentre una semilla depende de cuántas veces el animal pase por un lugar determinado dentro de su ámbito territorial.

Son pocas las mediciones específicas que se han hecho del ámbito territorial de algunos mamíferos neotropicales. Una pareja de agutíes en la isla de Barro Colorado ocupa un espacio aproximado de 2 hectáreas, una pareja de pacas ocupa un poco menos de 4 hectáreas, y una rata espinosa ocupa aproximadamente un tercio de una hectárea.

Después de seguirle la pista por radio a tres manadas de pécari de collar (de aproximadamente 15 animales cada una) en el bosque tropical seco de Guacanaste, Costa Rica, se encontró que su distribución territorial abarcaba 114 hectáreas. Se ha estimado que la biomasa de pecaríes de collar en la isla de Barro Colorado es de 153.3 kg/km. Si estimamos la masa de una manada compuesta de 16 individuos, con un peso promedio de 23 kg cada uno, obtenemos una cifra de 368 kg, lo que significa que, a la densidad estimada, una manada tiene un rango territorial de 2.4 km ó 240 hectáreas.

Aunque no se han estudiado los pecaríes de labios blancos (no existen en Guanacaste, Costa Rica ni en Barro Colorado), nos atrevemos a especular que, en vista de que los hábitos alimenticios de ambas especies de pécari son similares, es muy probable que, cuando ambos coincidan, la competencia entre ellos los obligue a ocupar un ámbito territorial aun mayor. Se estima que en la amazona peruana la densidad de los pecaríes de collar es de 125 kg/km, lo que significa (asumiendo la misma biomasa arriba mencionada) que la manada necesitaría un espacio de 294 hectáreas. También se estima que el pecarí de labios blancos tiene una densidad de 105 kg/km. Si su peso promedio estimado es de 30 kg y el tamaño de la manada de 125 individuos, esto significa que la manada ocupa un área de 3,571 hectáreas. A excepción de los trabajos realizados en Guanacaste, estas cifras se basan en estimados y no se deben considerar como exactas, aunque sí son lo suficientemente significativas como para darnos una idea: una manada de pecaríes de labios blancos tiene un ámbito territorial 100 veces más grande que el de una manada de pecaríes de collar y mil veces más que el ámbito de una pareja de agutíes.

Características de los árboles con frutos

Discutamos ahora lo que se conoce popularmente como la “estrategia” de árboles con semillas grandes. La función de una fruta es atraer a los agentes de dispersión (murciélagos, monos, insectos, agutíes). En el caso de que la semilla sea demasiado grande para ser tragada, y el embrión que acompaña la reserva alimenticia constituya una fuente de alimento para cualquier animal, el peligro radica en que la cosecha completa sea consumida y que ningún embrión pueda sobrevivir. Si los árboles dejan caer sus semillas en forma pareja durante todo el año, las poblaciones que habitan debajo de estos árboles y que se pueden alimentar de estas semillas crecerían de tal manera que se comerían todas las semillas que cayeran, y ninguna sobreviviría. Si cayeran espasmódicamente, los depredadores más nómadas viajarían de un árbol con fruta a otro, y se comerían toda la cosecha a medida que las semillas caen al suelo. Por esta razón, la maduración del fruto de todos los árboles de una especie es sincronizada y todos dejan caer la fruta al mismo tiempo. El momento más ventajosos para que una semilla germine es cuando la fertilidad del suelo está en su punto máximo, cosa que ocurre, como ya se dijo anteriormente, recién empieza la estación lluviosa. Esta es también la época en que otros árboles con semillas más pequeñas botan muchas de sus frutas, de manera que se da un excedente general de alimento en el bosque.

Las semillas caídas todavía tienen varios problemas que enfrentar. Primero: ¿Cómo hacer para dispersarse? Esto se resuelve ofreciéndole al depredador una recompensa inmediata: un mesocarpio rico en nutrientes, dulce y (o) con colores llamativos que cubre la semilla. El depredador actúa entonces como agente dispersador, y se lleva la fruta para comerse esta pulpa dulce y, como las frutas son abundantes y la pulpa es más fácil de comer que el endosperma protegido por el endocarpio, deja abandonada la semilla y regresa a comer más de las frutas caídas. El embrión queda entonces disperso.

Efecto de la competencia entre semillas

La semilla transportada enfrenta ahora un segundo peligro: el mesocarpio está protegido por un pericarpio que puede ser demasiado duro para que los óvulos del “gorgojo” penetren la semilla. Pero una vez que el pericarpio y mesocarpio han sido removidos, el escarabajo pone el huevo en el endocarpio expuesto, la larva nace y se entierra en el endosperma, y el embrión muere. Si el gorgojo no encuentra la semilla, existen muchas posibilidades de que la misma sea recogida y destruida por una rata espinosa o por algún miembro de una manada de pecaríes. Varios científicos que han estudiado en la isla de Barro Colorado han descubierto que las semillas que quedan en la superficie del suelo tienen pocas probabilidades de sobrevivir.

Estos problemas se solucionan, primero, mediante la producción de frutos únicamente durante ciertas estaciones; segundo, mediante el empaque de la semilla en un endocarpio protector que mantiene la viabilidad del embrión; y, tercero, mediante la competencia que se genera entre los agutíes y los pecaríes diurnos por las semillas. Para compensar la escasez de alimentos, los animales cambian su dieta a productos que no dependen tanto de los cambios de estaciones (y que son probablemente menos nutritivos) y (o) encuentran formas de almacenar alimentos. Algunos animales mantienen una reserva de grasa que los ayuda a sobrellevar tiempos de escasez, pero como el agutí depende tanto de su agilidad para escapar de los depredadores, lo que hace es enterrar las semillas duras y desenterrarlas cuando los aumentos escasean. Ciertas investigaciones y observaciones en la isla de Barro Colorado han demostrado recientemente que existen otros factores interesantes que contribuyen a aumentar la supervivencia de algunas semillas enterradas por el agutí. Las semillas enterradas de la palma “chunga” (Astrocaryum standleyanum) no germinan todas al mismo tiempo. Muchas de ellas germinan un poco después de haber sido enterradas, pero otras germinan todos los meses durante los próximos 18 meses. Este patrón de germinación ayuda a asegurar que algunas de las plántulas sobrevivan. Sin embargo, para entender cómo esto ayuda, fue necesario examinar la habilidad de los agutíes para encontrar las semillas que entierran.

Se ha demostrado que los agutíes pueden encontrar una semilla enterrada recientemente mediante la identificación de pequeñas perturbaciones (“huellas delatadoras”) en la superficie del suelo. Es muy común ver a un agutí enterrar una semilla y luego, pocas horas después, observar a otro desenterrando la misma semilla para enterrarla a otro lugar, aunque después de poco tiempo, la lluvia y otros factores se encargan de borrar las “huellas delatadoras”, desapareciendo así cualquier clave que indique dónde ha sido enterrada la semilla. De cualquier manera, durante algunas semanas la tierra que cubre la semilla queda suelta y los animales son capaces de detectarla, aparentemente por medio del olfato. Sin embargo, como continúa lloviendo, la tierra se va compactando, y los agutíes van encontrando menos semillas enterradas, si es que encuentran alguna. Entonces, si entierran las semillas en junio y julio, cuando la fruta es abundante, ¿cómo hacen para encontrarlas en noviembre y diciembre cuando el alimento empieza a escasear? La respuesta es que aprenden a reconocer la puntilla de la plántula que brota de la tierra, la desentierran y roen la capa de la semilla que aún contiene reservas alimenticias ricas en nutrientes.

Esta es entonces la forma cómo algunas de las semillas enterradas sobreviven para poder germinar y crecer. Los agutíes no se comen las plántulas si la comida es abundante porque hay suficientes alimentos disponibles de otra clase y porque resulta muy ruidoso tener que roer la capa de la semilla. Por lo tanto, estas semillas sobreviven y se benefician de haber sido dispersadas por los agutíes. Luego, cuando el alimento escasea, más semillas germinan y el agutí recibe su recompensa. Los árboles se benefician de la dispersión y el agente dispersador (agutí) se mantiene vivo gracias al árbol.

Ambas especies de pecaríes ahuyentan a los animales de sus fuentes de aumento, pero como su ámbito territorial es mayor que el del agutí, no logran vigilar todos los árboles con frutas. El agutí aprovecha entonces cuando los pecaríes están ausentes del área para enterrar sus semillas. Si el agutí enterrara las semillas en un solo lugar, sería mayor la recompensa por encontrar el botín, y los pecaríes de collar podrían encontrarlas por el olfato. Lo que hace el agutí es pelar cuidadosamente el mesocarpio y enterrar inividualmente cada semilla. En tiempos cuando los frutos caídos son abundantes, el agutí entierra más semillas de las que puede comer. Los agutíes que nacen cuando los frutos son abundantes empiezan a enterrar semillas a los tres días de nacidos. A los tres meses de nacidos, dedican la mayor parte del tiempo a esta labor.

La mayoría de los agutíes jóvenes no vivirán para comerse todas las semillas que entierran. Con seguridad, las ratas espinosas y los pecaríes encontrarán algunas, y como la estación de escasez es impredecible, resulta mejor que los agutíes entierren cuantas semillas puedan. Durante los meses entre la estación de abundancia y la época en que los agutíes necesitan consumir las semillas enterradas, las condiciones ambientales se habrán encargado de borrar las señales, tales como los olores y las huellas que indican dónde fueron enterrradas. Los agutíes tienden a enterrar las semillas en lugares cercanos a objetos grandes, tales como arbustos o troncos caídos, para facilitar la búsqueda posterior, pero es imposible que encuentren todas las semillas, y aquellas olvidadas podrán germinar.

Es así como se dispersan las semillas, y algunas logran sobrevivir para luego germinar. Es casi seguro que aquellas que permanecen cerca de sus progenitores, y que no son enterradas, morirán comidas por ratas espinosas, escarabajos o pecaríes. El grado de mortalidad disminuye cuando las semillas son transportadas a cierta distancia del árbol progenitor, pero a menos que sean enterradas, éstas corren el riesgo de ser destruidas por ratas espinosas, pecaríes y escarabajos. Todo parece indicar que las semillas enterradas germinan mejor que las que permanecen en la superficie.

Producción no sincronizada de las semillas más duras

Es fácil observar la ventaja del sistema de dispersión de semillas por medio de la caída sincronizada de los frutos durante un periodo de abundancia, ya que las semillas que caen en época de escasez son consumidas (destruidas) por depredadores. Existen árboles de semillas grandes que sí botan sus semillas de una forma impredecible fuera de la estación de abundancia. ¿Cómo se benefician de esto?

Para penetrar las cascaras duras, los roedores deben manipular la semilla con destreza de manera que no se mueva y puedan roer exactamente en el mismo lugar. El hecho de roer produce un ruido muy característico que es reconocido inmediatamente por los jaguaroundis (Herpailurus jaguarundi), los perros depredadores domesticados y por otros depredadores. Por lo tanto, los agutíes también están expuestos a peligros mientras se alimentan de estas semillas duras, pero si dejan la semilla donde la encontraron, es probable que los pecaríes de labios blancos o las ratas espinosas las encuentren y se coman toda la parte nutritiva. Si otros mamíferos se comen el mesocarpio y el pericarpio, la semilla se puede tornar vulnerable a ataques por los escarabajos, pero si los agutíes limpian el mesocarpio, y dispersan y entierran las semillas a medida que caen, pueden salvar algunas antes que lleguen sus competidores, y exponerse al peligro de comérselas más tarde, si resulta necesario.

Si un árbol tiene semillas muy duras, las puede dejar caer durante épocas en que existe poca abundancia. El problema está en que si el animal tiene suficiente hambre, se las comerá de todas maneras aunque el riesgo sea alto, pero si las semillas son lo suficientemente duras y la disponibilidad futura es incierta, resulta ventajoso para el árbol dejar caer sus semillas durante época de escasez para no tener que competir por dispersión con otras especies de árboles (a propósito, las ardillas pueden superar a los demás mamíferos terrestres, trepando a las ramas más altas y menos accesibles a depredadores para comerse las semillas duras). Se cree que las ardillas gastan aproximadamente la misma cantidad de energía en roer las semillas que los agutíes, pero la recompensa en proporción al tamaño es mayor para las ardillas. En términos de evolución, las ardillas son especies recién llegadas a los bosque habitados por agutíes, pero en algunos lugares, donde los pecaríes de labios blancos han quedado extintos, se están convirtiendo en habitantes comunes.

Las consecuencias de remover especies

¿Qué efecto tendría la extinción local de una especie de mamífero sobre el resto de la comunidad? Esta es una pregunta extremadamente complicada, que no podemos pretender resolverla completamente aquí, pero sí podemos predecir algunas consecuencias a corto plazo en relación, por ejemplo, a la dispersión de semillas. Si los agutíes fueran exterminados localmente, o si su número fuera reducido en forma substancial, algunos árboles con semillas duras y grandes como el “almendro”, no tendrían forma de dispersar sus semillas. Eventualmente esto ocasionaría un cambio en la composición del bosque, y resultaría probablemente en la extinción de estos árboles. Los científicos han identificado especies claves (“keystone species”) de árboles que, aunque sean pocas, cuentan con un número elevado de individuos cuyos frutos son esenciales para mantener la viabilidad de la comunidad de frugívoros (o animales que se alimentan de frutos), especialmente en periodos de escasez. Estas especies claves son comunes en bosques tropicales y algunas como el “almendro” ya han sido mencionadas. Es muy probable que en los bosques neotropicales los agutíes jueguen un papel importante en la supervivencia de una o más de estas especies como el “almendro”, por lo tanto, la extinción de los agutíes aún en una sola localidad, tendría graves consecuencias. Sin embargo, los pecaríes y las ratas espinosas no son más que depredadores de semillas, ¿serán estas especies realmente necesarias para el sistema?

Supongamos que los pecaríes de labios blancos desaparecieran de la comunidad. Se ha calculado que el pécari constituye como un 20% del total de la biomasa de los frugívoros (animales que se alimentan de frutos) terrestres en el Parque Nacional Manu en Perú. Si asumimos que ellos consumen un 20% de las semillas y frutas caídas, esto significaría que habría un 20% más de alimento disponible para el 80% de la comunidad frugívora. Pero la mayor parte de la comida de los pecaríes de labios blancos es muy dura para que los pecaríes de collar se la coman. Estas semillas continuarían cayendo y los agutíes continuarán dispersando algunas de ellas, mientras que el resto permanecerán donde se encuentren. Esto significa que los escarabajos tendrían mayores posibilidades de reproducirse, lo que aumentaría el número de hembras en busca de semillas el próximo año. Como los agutíes dispesarían más semillas, y los pecaríes de labios blancos no podrían encontrarlas, el número de plántulas capaces de germinar sería mayor, dándole mayor ventaja a esta especie de árbol en comparación a sus competidores, y alterando así la composición de las especies del bosque.

La eliminación de cualquier especie de mamífero del sistema altera las relaciones en términos de competencia entre las especies. Supongamos que la población de las ratas espinosas se redujera. Las pacas, zarigüeya (zorra) y otros animales continuarán alimentándose del mesocarpio de varia semillas y descartarían el resto de la semilla en el lugar donde la comieron. En condiciones normales, las ratas espinosas cargarían entonces con estos frutos hasta sus escondrijos para comérselas, pero en la ausencia de estas ratas espinosas, las semillas quedarían para los pecaríes o gorgojos. Una vez más, la población de los gorgojos aumentaría, como aumentaría también la presión por parte de éstos. Otra posible consecuencia de reducir la población de las ratas espinosas es que ellas mismas tienen importantes funciones ecológicas. Se ha encontrado que las ratas espinosas dispersan las esporas del hongo endomicoriza, un componente esencial para el mantenimiento del bosque. La reducción de la población de ratas espinosas podría resultar sumamente perjudicial.

Pero la extinción de una sola especie no es el patrón que prevalece. Lo que generalmente ocurre en el bosque neotropical cuando la presión humana aumenta, es que el pécari de labios blancos es la primera especie en ser eliminada, y las poblaciones de pacas, agutíes y pecaríes de collar son reducidas de acuerdo con la cantidad y el alcance de destrucción del hábitat, y del tipo de cacería realizada. El resto de los animales no consumen las semilas duras (o no son lo suficientemente abudantes como para afectar su existencia) de las cuales se alimentan las larvas de los escarabajos.

Existen otras consecuencias que no están relacionadas a la dispersión de las semillas. Por ejemplo, los roedores pequeños tienen una habilidad para penetrar semillas duras similar a la que tienen los animales más grandes, pero en cambio necesitan menos alimento (por cada animal). La desaparición de animales grandes ocasionaría un aumento en los aumentos disponibles para los pequeños roedores, y resultaría en un aumento de la población. En los bosques donde la población de animales de cacería es reducida, ocurre una reducción de los depredadores más grandes como el tigre y ocelote (manigordo). Los depredadores más grandes se comen a las presas más grandes y a muchos de los pequeños roedores, por lo tanto su ausencia ocasiona un incremento de animales como las ratas espinosas. La alta población de pequeños roedores, y la falta de competencia por parte de grandes depredadores, le permite a la población de pequeños depredadores aumentar. Por tal razón, existe una población alta de víboras como las equis y verrugosa (especialistas en alimentarse de roedores pequeños) en sitios donde la caza ha sido muy intensa.

Hemos discutido la relación que existe entre un pequeño número de organismos en un bosque tropical. Quizás la conclusión más obvia es que sabemos muy poco respecto a estas especies, pero lo que sabemos es suficiente como para alertarnos sobre el hecho de que un organismo depende de una red de factores que incluyen plantas, animales y características ambientales. Aquellos que manipulan los ecosistemas deben tener esto en cuenta antes de “diseñar” o introducir especies exóticas a un ecosistema. Por eso es importante estudiar los diversos eslabones en estas cadenas. También antes de introducir especies exóticas (no nativas) es necesario comprender todos sus posibles efectos biológicos.

Entender la dinámica del bosque es factor decisivo en el planeamiento de su conservación. Hemos descubierto que algunas especies son de excepcional importancia para mantener una comunidad, y que la pérdida de dichas especies “claves” pueda, causar una reacción en cadena de otras pérdidas. La extinción de un árbol que produce frutas durante una época de escasez puede eliminar a los animales dispersadores que dependen de él, afectando a su vez la dispersión de árboles que dan fruta en otro momento. Al designar áreas de reservas, es importante tomar en cuenta la conservación de estas especies “claves” que son de importancia fundamental para la supervivencia del bosque.

Nota:

El material de esta información fue adaptada del artículo The importance of mammals in neotropical forest management escrito por el Dr. Nicholas Smythe del STRI en Management of the Forest of Tropical America: Prospects and Technologies. Proceedings of a Conference. San Juan, Puerto Rico, Sept. 22-27, 1986.

Cómo las plantas dependen de los animales:

Lo que sabemos, lo que debemos aprender y sus implicaciones para el manejo

Los animales polinizan las plantas.• Los animales polinizadores permiten que las plantas dispersas se puedan cruzar, produciendo una gran diversidad de árboles. • Las aves, murciélagos e insectos sirven de polinizadores. Algunas aves, murciélagos e insectos son migratorios.

• Los murciélagos en Malasia que polinizan los árboles durios (familia Bombacaceae, pariente del árbol barrigón que se encuentra en Panamá) también se alimentan del polen de mangle. La destrucción de manglares y cuevas de murciélagos en Malasia pone en peligro la industria de los durios.

• ¿Qué porcentaje de polinizadores migran? Debemos identificar los polinizadores migratorios y proteger los hábitats alternos y los recursos de los polinizadores migratorios.

Los animales protegen a las plantas de los herbívoros y patógenos.

• ¿Se necesitan a veces insectívoros para proteger los árboles de la defoliación ocasionada por los insectos?

• La exclusión de aves insectívoras conllevaría la defoliciación y muerte del bosque de eucalipto australiano.

• En la isla de Barro Colorado, la exclusión de aves insectívoras permitiría a la población de insectos crecer en nudos aéreos de hojas “muertas”.

Cálculos aproximados sugieren que la mitad de la “biomasa consumible” de insectos que se alimentan de hojas de los bosques tropicales están destinadas a ser consumida por las aves.

• Las prácticas de manejo (como la utilización de insecticidas) que matan a las aves insectívoras deben eliminarse.

• Los animales ayudan a que las semillas escapen de plagas específicas de esa especie, dispersando las semillas lejos de sus progenitores (padres).

• En los bosques tropicales más diversos, más del 90% de las especies de árboles cuentan con semillas que son dispersas por animales.

• Algunas plantas no se pueden reemplazar a menos que sus semillas sean dispersas. En la isla de Barro Colorado, las semillas de Virola surinamensis deben ser dispersas para poder sobrevivir. En Guanacaste, Costa Rica, las semillas de Hymenaea courbaril deben de ser dispersas por agutíes. En Cote d’Ivoire, las semillas de Saccoglottis gabonensis necesitan de los elefantes para su dispersión.

• En la isla de Barro Colorado, las semillas de la “palma changa”, Astrocaryum standleyanum y deben ser enterradas por agutíes para salvarlas de la destrucción por los insectos.

• En la isla de Barro Colorado, la regeneración de Virola surinamensis depende de la intervención tanto del tucán como del agutí.

Algunos dispersadores migran, otros animales, como el agutí, son presas de cazadores, mientras que otros necesitan sitios especiales para anidar, como los cálaos (horn-bill) que anidan en árboles muertos.

    • ¿Cuáles especies requieren que sus semillas sean dispersas y enterradas por animales para poderse regenerar? Debemos identificar los dispersadores y “protectores” claves, especialmente aquellos que migran y son cotizados por los cazadores, lo mismo que aquellos con requisitos excepcionales.

    • Debemos proteger a los dispersadores claves, sus diversos habitáis y los alimentos que necesitan.

    Los animales facilitan ia coexistencia de diferentes tipos de plantas.

    •Los insectos considerados como plagas mantienen baja la población de por lo menos tres especies de árboles (considerados como raros), de manera que haya más espacio para otras especies.

    •Cada especie de árbol atrae a diferentes defoleadores, polinizadores y dispersadores que responden de diferente manera a los cambios climáticas que se registran en años sucesivos, ocasionando a la vez que su planta “huésped” responda de diferente manera a estos cambios.

    • Estas diferentes reacciones reproductivas crean una “sincronización” que es un factor determinante para el éxito de la reproducción.

    • Esta teoría sostiene que la “sincronización” facilita la coexistencia de diferentes especies.

    • ¿Contribuye substancialmente esta “sincronización” de la reproducción a la diversidad de árboles tropicales?

    • Si es así, la diversidad animal debe ser protegida para asegurar la diversidad vegetal de los bosques tropicales.

    ¿Favorecen las plagas la evolución hacia una mayor producción de frutos y un aumento en las poblaciones de los animales de caza?

    • Los insectos considerados plagas favorecen la dispersión de semillas de árboles más allá de la “vecindad” de árboles adultos donde las raíces o coronas de sus padres compiten directamente con éstas.

    • La dispersión de semillas promueve entonces la competencia reproductiva entre diferentes vecindarios (grupos característicos) de árboles adultos.

    • Existen una teoría que sostiene que la competencia entre árboles vecinos favorece un aumento en la producción de semillas y frutos, inclusive utilizando formas que también benefician a los árboles vecinos, y seleccionando en contra de competidores “malévolos” que reducen la tasa de crecimiento del propio agente dispersador para matar o hacerte daño a los competidores.

    • ¿Cómo podría un árbol beneficiar a sus vecinos aumentando su propia tasa de crecimiento y su producción de frutos? Quizás produciendo hojas que se pudren y sueltan nutrientes más rápido cuando se caen, o usando tipos de raicorriza (hongos) que sus vecinos pueden compartir).

    • ¿Cuáles son los efectos que se pueden observar de esta competencia entre vecinos?

    Es esencial que consideremos las consecuencias evolutivas y ecológicas de las decisiones en el manejo dé! bosque.

    Referencia

    SMYTHE NICHOLAS. 1994. La importancia de los mamíferos en los bosques neotropicales. En: Naturaleza Tropical. Suplemento No. 4 (Jul. 22, 1994) de La Prensa. Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales. República de Panamá.

    Edición Digital para Dominio Público

    Centro de Estudios de Recursos Bióticos, Fac. Ciencias Naturales, Universidad de Panamá.

    Baje este artículo en formato pdf: importancia-de-los-mamiferos-en-los-bosques-neotropicales.

    About these ads

    Responses

    1. Entro desde España,encontré este sitio por casualidad.Voy a leerlo a fondo porque voy a aprender bastantes cosas seguramente.

    2. Por cierto este es mi blog de biología por si quieren visitarlo :

      http://miradadelince.wordpress.com/

    3. pollo mike y su pollo ardilla les desean una feliz navidad

    4. lo siemto

    5. lo q iba a decir s q ta muy bueno

    6. hola

    7. yo fui a panama y som los mejores bosques

    8. pues asi es….ya que hago inventarios de fauna.

    9. NO TIENEN NADA SOBRE LA IMPORTANCIA DE LOS MAMIFEROS

    10. quero informacion sobre dispersion de semillas por aves

    11. sos bacan los animales para mi yo apoyo al medio ambiente

    12. tontos

    13. muuuuuuuuuuuuuuuuuuy innnnnnnnnnnnnnnnteresanteeeeeeeeeeeeeeeeeee

    14. idiotas putos de mierda rrameros y vabosos


    Deja un comentario

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    Categorías

    Seguir

    Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

    %d personas les gusta esto: